Gods Will Be Watching, una perturbadora aventura que viene a poner a prueba tu mejor ética y moral, así como toda la paciencia de la que puedas hacer acopio. ¿Responderás por tus acciones?Llevamos esperando este momento desde el día que se anunció la campaña de Kickstarter; inclusive yo que colgué el teclado en favor del DualShock hace ya muchos años he vuelto sólo por este llamativo lanzamiento. Mucho hype que ha ido creciendo conforme se acercaba la fecha con trailers cada vez más seductores.

Esta vez es el estudio valenciano Deconstructeam quien nos trae Gods Will Be Watching en asociación con la conocida distribuidora de juegos indie Devolver Digital. Y cuando lees el nombre de este publisher en un artículo, sabes que algo interesante se está cociendo. Mi más sincera enhorabuena a todo el equipo por demostrar que la industria sigue viva en España.

El nivel artístico es excelente, así como su banda sonora que he utilizado como fondo mientras escribía este artículo. Pocas quejas pueden aparecer en este aspecto. Únicamente con ver algunas capturas de pantalla de ese maravilloso diseño pixelart ya tienes motivos de sobra para pasar por caja y pagar esos 9€ que cuesta.

Y por si fuese poco, el título del juego, "Gods Will Be Watching", tiene un gancho soberbio. El típico caso de “no sé de qué va pero lo quiero” mientras lanzas los billetes contra la pantalla.

Gods Will Be Watching viene definido por ellos mismos como un “point and click thriller” que aporta un buen soplo de aire fresco en el género (desde luego yo nunca había jugado antes a nada similar) combinado con un “toda acción tiene su consecuencia” y un poco de sadismo, para qué mentir.

Planteado como una aventura de ciencia ficción y una trama demasiado compleja para entender algo hasta haber completado al menos la mitad del juego. Ya en el comienzo tendremos un buen montón de personajes que no conocemos hablando alrededor de una hoguera sobre gente que tampoco conocemos sobre algo que ha pasado (esto tampoco lo entendemos). Frente a todo este desconcierto, flashback. Y más personajes que no conocemos.

Envueltos en un caótico inicio nos tendremos que enfrentar a la primera de las siete pruebas (capítulos) que nos plantea Gods Will Be Watching, al mismo tiempo que desarrolla su enrevesado argumento mientras suplicas por entender un mínimo del mismo en algún futuro próximo.

El protagonista de esta historia es el sargento Burden. Él es el personaje clave en todos los puzles y el que no puede morir nunca, o de lo contrario fallarás una vez más. El resto de personajes son carnaza, hasta tal punto que aunque mueran durante una fase volverán vivos para la siguiente, rompiendo con toda lógica y armonía en la evolución de la historia.

Su jugabilidad es algo nuevo para mí, por lo que la mejor forma de describir qué te vas a encontrar es explicar uno de estos niveles; el primero para no entrar en muchos spoilers. Tu grupo ha atacado unas instalaciones para hacerse con un estudio sobre un letal virus de una medusa y habéis tomado cuatro rehenes. Para terminar la misión de forma satisfactoria tendrás que hackear el ordenador, proteger la seguridad informática de tu sistema, alejar a los guardias de tu posición mientras los vigilas por una cámara de seguridad y mantener a los rehenes a raya, que estos no estén tan muertos de miedo como para huir pero que tampoco se sientan suficientemente valientes como para plantar cara. Por reducirlo a una frase: manejar demasiadas tareas simultáneamente.

Todo en Gods Will Be Watching se reduce a un nivel matemático. Una gran fórmula llena de complejas variables donde cada una de nuestras acciones tendrá una consecuencia automática por parte del juego. Su misión (la del juego) es desestabilizar la balanza y hacer que fracases de forma implacable; la nuestra es mantenerla lo mejor que sepamos y/o podamos para terminar con éxito, rezando para que el impacto de cada acción no tire por tierra la partida de 30 minutos y tengamos que volver a empezar con la lección más o menos aprendida. Una batalla por turnos donde estás en clara desventaja.

El problema viene cuando no entendemos cuáles son las variables ni cuáles sus respectivas consecuencias, ya que nadie se ha parado un momento a contarnos esto. En Dark Souls puedes fallar cientos de veces pero sigue siendo divertido. Sabes por qué has muerto, te has adelantado, no has levantado el escudo, o simplemente no estás preparado. En Gods Will Be Watching fallarás tantas o más veces y el problema es que no sabrás el porqué, lo cual puede resultar demasiado frustrante.

Debido a todo esto Gods Will Be Watching no resulta divertido. No lo digo como algo malo, aunque supongo que un juego debería de serlo en cierto sentido. No, aquí has venido a sufrir, a perder la paciencia, a sacar tu mejor gestión de recursos y a fracasar. Se espera que el juego nos ponga en situaciones difíciles (y en muchas ocasiones violentas) con decisiones imposibles. Pero la propia dificultad del juego hará que no pensemos en la moralidad de estas decisiones, fijando nuestro objetivo en terminar la situación con éxito, dejando a todos los personajes con una etiqueta colgando que dice “prescindible”. Aquí más que nunca se aplica aquello de “el fin justifica los medios” dejando a un lado toda la esencia que se ha tratado de plantear desde los cimientos.

Probablemente con una historia narrada de manera diferente, con mayor profundidad, donde llegues a conocer a los protagonistas haría que pensaras un poco a la hora de aplicar una acción negativa sobre alguno de ellos, pero al no ser así su destino es un tanto irrelevante mientras la misión tenga éxito.

A pesar de todo sobre el tercer o cuarto capítulo las cosas se enderezan y toman un rumbo más dulce. La historia se hace menos densa y el gameplay se hace considerablemente llevadero, cual se agradece debido al caos inicial. La curva de aprendizaje es un muro tan alto como alcanza la vista y por ello muchos jugadores se verán desalentados a continuar, pero aquellos que lo persistan se verán recompensados con un buen broche final y cierre.

Conclusión

Ya sea por el hecho de que había mucho hype sobre la mesa con este título o por ser de un estudio español a todos nos tiene que encantar. Veo mucha gente criticando Gods Will Be Watching con la boca pequeña por miedo a un apaleamiento 2.0 en las redes sociales. Deconstructeam ha logrado algo muy grande y ha demostrado con creces que tiene potencial para hacer juegos realmente buenos made in Spain. Cierto es que el comienzo es quizá demasiado complejo y entiendo muchas críticas de los usuarios pero si se le da la oportunidad (serán necesarias varias oportunidades) nos damos cuenta de que estamos ante un buen producto.

Pros

  • Planteamiento original
  • Diseño artístico pixelart
  • La satisfacción al completar cada capítulo

Contras

  • Argumento demasiado complejo
  • Desarrollo de los personajes
  • La dificultad estropea la esencia

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.