Malas noticias para los consumidores y para el mercado latinoamericano. Tras el cierre de su oficina en Ciudad de México a mediados del mes de agosto del año pasado, HTC da por finalizada su etapa comercial en el sur de América dejando de operar definitivamente en la región, y dejando un poco huérfanos a todos los consumidores que estaban esperando los nuevos terminales de la compañías después de los sucesivos retrasos de HTC One M7 la temporada pasada.

De esta forma, la compañía taiwanesa se olvida del mercado latinoamericano para -suponemos- reforzar su posición en otros mercados claves que les permita aumentar su maltrecha cuenta de resultados. Aunque no es un noticia agradable, el cierre de las operaciones en Latinoamérica era algo anunciado de forma tácita: los terminales llegaban tarde, con un precio muy elevado y poco a poco HTC ha ido perdiendo interés por este mercado.

A partir de ahora Brightstar distribuirá los productos de HTCNo obstante, esto no significa ni mucho menos la desaparición de los terminales de HTC en America Latina, puesto que tanto en México -uno de los países de la región más fuerte para HTC- como en el resto de países podrán seguirse adquiriendo terminales de la marca, pero a partir de ahora tendrá que hacerse a través de Brightstar, un importador externo a HTC.

El hecho de cambiar el modelo de distribución actual de HTC, que tenia presencia en la región y podía canalizar el sistema de ventas, a dejarlo en manos de un importador local suele tener como resultado una disminución del stock disponible y un aumento de los precios, por lo que en este sentido parece que serán los consumidores los que más pierdan. Veremos que pasa en el futuro, pero con la salida de HTC de America Latina, se va un histórico del mercado.