aparcamiento automático

Desde hace no más de 3 o 4 años, los sistemas de aparcamiento automático se han popularizado. Han pasado de ocupar una de las posiciones de lujo dentro de los acabados más exclusivos de los modelos más caros de los fabricantes a agregarse como un extra más en los diferentes paquetes de equipamiento de los modelos generalistas. Unos vehículos que cada día son más tecnológicos.

Después de estandarizar el aviso de proximidad, tanto delantero como trasero e incluso empleando una cámara, el siguiente paso lógico era el aparcamiento automático, un sistema que, como decía, ya está en muchos coches como equipamiento extra y por un precio no muy elevado, que acabará formando parte del equipamiento estándar en muy pocos años.

Ford es uno de esos fabricantes que ha sido pionero a la hora de incorporar a modelos populares como el Focus sistemas que hasta entonces solo se veían en modelos de representación. Su primer paso fue asistir automáticamente en tareas de estacionamiento en paralelo, un dispositivo denominado Active Park Assist y que ha sido fruto de numerosas campañas de promoción debido a su originalidad y sencillez. Con este sistema, y tras pulsar un botón, el vehículo busca un espacio para estacionar y el usuario tan solo tiene que parar donde diga el coche, introducir la marcha y controlar el acelerador y el freno. Pero este sistema tenía como limitación el estacionamiento en paralelo.

El aparcamiento automático es una de esas funciones que si pruebas no quieres un coche que no lo tenga.

Desde hace muy poco el Focus también puede incorporar el sistema Perpendicular Parking que, basándose en la tecnología anterior e incorporando dos nuevos sensores en la zona posterior, permite al vehículo estacionar marcha atrás en espacios entre otros coches. Además, estos sensores son empleados para el sistema Traffic Alert, que es capaz de avisar en caso de que salgamos marcha atrás de una plaza de aparcamiento con visibilidad reducida. De esta manera, si un vehículo cruza por detrás de nosotros, el sistema lo detectará y nos avisará. Su funcionamiento está limitado a distancia de unos 40 metros.

Si Ford fue una de las marcas pioneras en ofrecer un sistema de aparcamiento automático en modelos generalistas, ¿por qué no ofrecer la maniobra contraria? Dicho y hecho, el Park-Out permite, una vez estacionados, salir de un espacio de aparcamiento en paralelo tras haber elegido el lado por el que salir: izquierdo o derecho. Al igual que el sistema anterior, el conductor tan solo tiene que operar el acelerador, el freno y la palanca de cambios.

¿Cuál es el siguiente paso? Que realizar esta tarea sea totalmente automática, que no haya que controlar ni freno ni acelerador incluso ya existen fabricantes que están trabajando en realizar esta tarea no solo sin la intervención del conductor, sino que sin su presencia.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.