Los videojuegos de sigilo ya no son lo que eran. No quiero decir que no sean buenos o malos como antes, sencillamente la tendencia de utilizar esa mezcla de un juego de acción con algo de sigilo está pasando a formar parte de, prácticamente cualquier título en la actualidad. Desde juegos dedicados a ellos como Dishonored, o el nuevo Thief, hasta otros donde esas partes de sigilo se sienten obligatorias, y sobrantes.

La mezcla de acción y sigilo se ha convertido en una zona de confort para los videojuegosPareciera que para hacer la historia de un personaje o un título completo hoy en día es necesario no solo añadirle un buen toque de misticismo, sino también lo que yo llamo sigilo obligado.

¿Que un ladrón o asesino debe "vivir en las sombras? Lo tenemos claro, por eso en Thief y en Assassin's Creed está más que justificado, pero que un juego completamente de acción y disparos como Wolfenstein tenga una misión completa donde no te de alternativa más que pasarlo de forma sigilosa, es ridículo.

Y en mi reseña de Wolfenstein dejé bien claro que la alternativa de usar el sigilo y no siempre los disparos a granel fue algo que le cayó muy bien al título, le dio un nuevo aire a la franquicia cuya anterior entrega (el Wolfenstein del 2009) fue considerada una blasfemia a aquel clásico de John Carmack.

¿Cuál es el problema? Que la fórmula de este tipo de jugabilidad podría quemarse, cansando al público.

La razón de la moda es que funciona

Dishonored, Assassin's Creed, Far Cry, Deus Ex, Watch_Dogs, Skyrim y The Last of Us, son solo algunos videojuegos muy exitosos de los últimos años que se me ocurren y todos, absolutamente todos, incluyen algún tipo de acción y sigilo. La fórmula funciona.

Estamos hablando de títulos "triple A" que han vendido decenas de millones de unidades en conjunto, por lo que son sinónimo de éxito (y muchos millones de dólares) ante la industria. Esta moda no es pasajera, la moda funciona, estos juegos gustan, y seguirán llegando, por muchos años más. Solo tenemos que ver la lista de juegos por venir próximamente, como Shadow of Mordor, los nuevo Assassin's Creed y Far Cry, The Division, The Order 1886 y claro, Metal Gear Solid V The Phantom Pain (aunque este último es un caso especial, tiene décadas siendo una gran saga de sigilo puro).

El problema es que, aunque sean juegos geniales, la fórmula podría estarse agotando, si todos los juegos cuentan con, en teoría, la misma jugabilidad, es normal que llegue un momento en el que el público se aburra. Es como si aplicásemos la misma crítica de "todos los Call of Duty son iguales" a todo lo demás.

Ante una jugabilidad repetida, los juegos independientes al ataque

Por ello la industria de los videojuegos tiene que salir de esa zona de confort, tiene que abrir las puertas a la verdadera innovación. Algunos "triple A" se avecinan con propuestas diferentes al montón, como Destiny con su unión de FPS+RPG+MMO, o el maravilloso Bloodborne, estos escapan de la moda de los juegos de sigilo y acción.

Pero más allá de estos títulos nos encontramos con el panorama de los desarrolladores independientes que está en pleno auge, y allí está el talento nuevo, las ideas atrevidas que no buscan de vender decenas de millones de unidades; títulos arriesgados, propuestas distintas, que están calando tan bien en el mercado.

Mientras los videojuegos mantengan la diversidad en su temática y jugabilidad, el público no se agotará de los mismos juegos, algo que puede que tarde en suceder, pero sucederá seguro. Los juegos indie serán vitales en este sentido.

Pero antes de que eso suceda, no puedo dejar de recomendar los mejores videojuegos de sigilo que puedes jugar hoy mismo, desde clásicos hasta los más nuevos y divertidos.