Quedé con ganas de más.

Eso fue lo primero que pasó por mi mente cuando Phil Spencer, máximo responsable de la división de Xbox para Microsoft desde hace algunos meses, anunciaba el final de una conferencia en la E3 2014 lleno de material reciclado y algún que otro tráiler y juego nuevo, en su mayoría Third Party, que nos dejó con ganas de algún título AAA propio por parte de Microsoft, completamente nuevo, sorpresa, o ese nuevo Gears of War next-gen que nunca llegó.

No quiero decir que la ponencia de Microsoft haya sido mala, no. De hecho, fue lo que esperábamos ver, una conferencia de Xbox llena de juegos. Nada de televisión, canales deportivos, hablarle a la consola o Netflix y Hulu. E3, es la máxima cita para los gamers, y los gamers quieren juegos, y punto.

Recordando la caótica E3 2013 para Microsoft, llena de polémicas y que presentó una consola que, en esencia, no es la misma que conocemos hoy en día, esta E3 para Xbox One ha sido genial. Solo han hablado de juegos y han mostrado nuevos tráiler para los títulos más esperados del año, o del próximo año. Pero, ¿dónde está lo nuevo y grandioso? Quedamos esperando títulos propios y AAA al estilo de un nuevo RYSE o Gears of War que nunca llegó, y el nuevo Halo 5 por alguna razón fue presentado antes de la E3.

Microsoft aprendió, una E3 para los juegos

Xbox One Microsoft

Assassin's Creed Unity, The Division, Sunset Overdrive, Call of Duty: Advanced Warfare... Esos fueron los títulos que más brillaron en la conferencia de Xbox y si tienen algo en común es que todos ya habían sido anunciado previamente, y no solo eso, solo Sunset Overdrive es exclusivo (que conocimos hace un año, en la E3).

Las grandes noticias de la conferencia estuvieron en gran parte relacionada a la posibilidad de pasar por caja para comprar DLC en distintos juegos primero en Xbox One que en "la competencia". Esto me dejó un sabor amargo.

Pero aún así, hubo grandes noticias inesperadas. Un nuevo Crackdown alegró la conferencia en su final, la confirmación del maravilloso Halo: The Master Chief Collection y dos nuevos juegos de pequeños desarrolladores, pero que esto no quiere decir que los vamos a menospreciar: Scalebound y el remake de Phantom Dust.

No solo esto, fue mostrado de forma muy breve una nueva entrega de la reciéntemente renovada franquicia Tomb Raider, llamada Rise of the Tomb Raider, y un nuevo vídeo demostrativo de The Witcher 3: Wild Hunt, un juego del que no me importa ver mil vídeos para tratar de aguantar la espera a su lanzamiento, en febrero de 2015.

Que en paz descanses, Xbox 360

La ausencia más importante de la conferencia fue la de Xbox 360, y creo que es hora de que nos vayamos despidiendo de la nuestra. El único momento en el que se mencionó de pasada a la "vieja" consola de sobremesa de Microsoft fue durante la presentación del nuevo Dance Central, y casi por mera casualidad.

Yo esperaba una bajada de precio de la consola para dejarla así en segundo plano como han hecho en distintas ocasiones, pero al igual que sucedió con la Xbox original al nacer Xbox 360, Microsoft pasa la página bruscamente, y le dice adiós a la anterior generación. En Redmond, ya se lo han dicho, y no esperemos más juegos 1st Partu para esta consola.

Otro gran ausente fue Kinect, la palabra parece ser tabú en Microsoft desde que anunciaron la nueva versión de Xbox One que no lo incluye., Casualmente, en el único momento que se mencionó fue junto a Dance Central, quienes parecen ser los más nostálgicos del evento.

Xbox

La E3 de Xbox me dejó con sentimientos encontrados. Por un lado, finalmente encontramos a una Microsoft enfocándose en los juegos, más que en cualquier otra cosa. Estamos ante una consola, los juegos son protagonistas, todo lo demás es eso... "lo demás".

Pero por el otro lado, me parece una conferencia que se quedó en su zona de confort, no presentaron juegos nuevos AAA producidos directamente por Microsoft Studios, no se mojaron con alguna IP arriesgada como aquella Sunset Overdrive el año pasado (que luce tan bien). Se limitaron a cumplir, pero no superarse.

Y pueden llamarme quejica, inconforme o cualquier cosa, pero luego de un primer año lleno de tantas polémicas y siendo derrotado hasta ahora por su rival, esperaba más para Xbox One. Ese factor que te hiciera decir: "la necesito".