En los seis meses y medio que llevamos de año, Samsung ha lanzado al mercado 21 modelos diferentes de tablets (más los cuatro de hoy), si tenemos en cuenta todos los tamaños de pantalla y conectividad con los que han ido saliendo. En el mismo período, Sony ha sacado 2, Huawei 4 y Lenovo 5. Por incomparecencia de HTC, quien tiene todas las papeletas para batirse el cobre con los iPad, al menos en el panorama Android, es Samsung, quien durante años ha apostado por la saturación del mercado para hacerse un hueco. En el caso de 2014, estas son las tablets presentadas por Samsung:

  • Samsung Galaxy Tab Pro 12.2 3G
  • Samsung Galaxy Tab Pro 12.2 LTE
  • Samsung Galaxy Note Pro 12.2 3G
  • Samsung Galaxy Note Pro 12.2 LTE
  • Samsung Galaxy Note Pro 12.2
  • Samsung Galaxy Tab Pro 12.2
  • Samsung Galaxy Tab Pro 10.1
  • Samsung Galaxy Tab Pro 10.1 LTE
  • Samsung Galaxy Tab 4 10.1 LTE
  • Samsung Galaxy Tab 4 10.1 3G
  • Samsung Galaxy Tab 4 10.1
  • Samsung Galaxy Tab Pro 8.4
  • Samsung Galaxy Tab Pro 8.4 3G/LTE
  • Samsung Galaxy Tab 3 Lite 7.0
  • Samsung Galaxy Tab 3 Lite 7.0 3G

Pese a esta enorme cantidad de modelos, pese a presentar más alternativas que nadie, y algunas de ellas las más caras del mercado, Samsung aún no ha logrado posicionarse como rey de forma generalizada. Aún no ha logrado el aura aspiracional de los iPad, ni tampoco esa imagen de bestia que acapara focos que sí han logrado los Galaxy S o los Galaxy Note.

Samsung seguía teniendo una ausencia: una tablet tan definitiva como su smartphone estrella.Su último intento fue el del segmento profesional, lanzando modelos de tablets pensadas específicamente para trabajar con ellas. Pude probar la Galaxy Tab Pro de 12.2" y el resultado me dejó claro que Samsung aún tiene mucho por hacer si quiere convencernos de que es una buena idea vendernos tablets como dispositivos idóneos para trabajar.

Y mientras tanto, sigue teniendo en el mercado de tablets una laguna que cubrir: falta un dispositivo definitivo. Uno que rivalice en todo lo alto de verdad, no sólo en un nicho sino en el mercado general también.

Galaxy Tab S como respuesta a iPad Air y iPad mini

Para presentar una respuesta real a Apple, las 21 tablets vistas hasta hoy sólo en lo que llevamos de 2014 no eran suficientes. Hacía falta tomar un plano similar al de la compañía de Cook e ir a por un punto algo más simple: dos modelos, sólo dos modelos. Pantalla grande, y pantalla algo más pequeña. Gama alta. Aspecto premium. Y eso ha hecho hoy Samsung con la Galaxy Tab S. Se ha encargado de transmitir esa misma sensación: "es nuestra mejor tablet hasta la fecha".

En cierta forma, este movimiento representa un paso hacia atrás en Samsung para poder dar dos hacia adelante. Menos cantidad y más foco en menos productos para aumentar la calidad. Claro que este movimiento sólo tendrá sentido si la calidad acompaña y consigue calar entre los consumidores. Personalmente, me parece un movimiento inteligente. Lanzando 21 tablets en seis meses, de las cuales se supone que más de la mitad son premium, es imposible darle valor a una, al menos. Ahora falta ver si cumple lo que promete y la experiencia que ofrece va acorde con sus especificaciones y concepto.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.