Una vez más, Apple ha entrado en un sector en el cual no había entrado antes pero en el que seguro que pondrá orden: la domótica. Un mercado que ha tenido oportunidad de crecer y evolucionar, y que debió hacerlo, ahora verá sus funcionalidades y su público objetivo crecer de una manera que jamás se hubiese pensado gracias a HomeKit.

HomeKit está pensado para los desarrolladores, pero serán los usuarios finales los que lo disfruten
La intención de Apple es la de establecer un protocolo común a todos los fabricantes para centralizar el uso de sus dispositivos. Imagina que estás en el trabajo y tienes que quedarte un poco más tarde de lo habitual: "Siri, pon la calefacción a 24 grados", así cuando llegue estaré calentito. Bien, eso ya se puede hacer ahora, sí, pero con una app específica para el termostato. Subes en tu coche, estás a punto de llegar a casa: "Siri, abre la puerta del garaje". Y al entrar en la rampa, la puerta está abierta. También funcionará con webcams o cerraduras permitiendo abrir puertas con tu huella dactilar, por ejemplo, o tomar capturas a distancia. Y todo sin necesidad de entrar en apps diferentes para cada acción.

Además se podrá controlar dispositivos de manera individual o agruparlos en "escenarios". En este último imagino que permitirá a los usuarios definir un "modo vacaciones", por ejemplo, en el cual, se enciendan las luces se enciendan y apaguen a una determinada hora.

Más allá de las posibilidades que puede traer Homekit, lo que es realmente importante es que los desarrolladores van a tener la oportunidad de usarlo y jugar con él. ¿Por qué es eso importante? Porque si se crea la oportunidad de usar algo, se acabará usando, y más en un sistema como iOS donde la mayoría de los ochocientos millones de usuarios no quieren complicaciones.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.