x.pose es un proyecto que recuerda la importancia que pueden tener las publicaciones que hacemos en las redes sociales. Se trata de una prenda que cuando se inicia sesión en Facebook o se escribe en Twitter ciertas áreas de ella se vuelven transparente.

¿Y con qué sentido? en primer lugar es el proyecto de unos estudiantes del Interactive Telecommunications Program (ITC), una comunidad interesada en crear y expresarse a través de la tecnología y la interacción de esta con diversas áreas de la vida. En segundo lugar, pone en la mesa la frase “In the digital realm, we are naked all the time” (En el ámbito digital, estamos desnudos todo el tiempo). Me resulta muy atrayente esta clase de reflexiones que tienen que ver con el comportamiento de las personas en las redes sociales y este proyecto da justo en ese punto.

Sus creadores Xuedi Che y Pedro Oliveira explican sobre x.pose:

Los individuos que llevan smartphones y conexión con servicios como Google o Facebook han acordado, a menudo sin consideración consciente, las políticas que otorgan a estos proveedores de servicios derechos explícitos para recolectar y utilizar los datos personales a escala masiva.

En este caso, con la prenda realizada se puede ver aún más, de manera física, de la persona que ha concedido esos permisos. Es una exposición real y tangible de lo que parece virtual e intangible, pero que a la larga no lo es tanto. Los creadores definen a la prenda como una escultura, un wearable construido por datos. Está realizada de una malla hecha en inmpresión 3D y una capa de pantallas reactivas que son controlados a través de Arduino. Quién la usa e inicia sesión con su smarthphone a Twitter o Facebook, mediante Bluetooth se conecta con la prenda y hace que ciertas áreas de esta sea haga más transparente, aseguran que si los datos son más personales la prenda será más transparente también.

Me resulta un gran proyecto, tanto por lo original como la reflexión implícita. Después de todo los derechos que aceptamos, muchas veces sin atender la importancia que tienen nuestros datos más personales, son usados para provecho de las propias redes, como publicidad dirigida especialmente hecha por las preferencias que se distinguen cuando navegamos y muchas otras cosas que se hacen con la información que compartimos en las redes que bien pueden dejarnos “al desnudo”.