Puede que este año sea recordado, sobre todo, como el que Facebook sacó su cartera de paseo. Y de entre todas las compras que ha hecho, la que menos sentido tiene es la compra de Oculus Rift. Tan pronto conocimos la noticia nos preguntamos ¿qué hará Zuckerberg con esto? ¿Para qué lo querrá? Pues porque la Realidad Virtual es el futuro.

Muchos de los ingenieros de Valve han fichado por Oculus Rift últimamente
Las aplicaciones que puede tener esta tecnología van más allá del ocio y el entretenimiento: por ejemplo la medicina podría ver incrementada su precisión y seguridad con un dispositivo que haga posible a los cirujanos ver la zona de la operación desde una perspectiva diferente y mejorada. Cierto es que el mundo de los videojuegos podría verse beneficiado por un mercado en el que los dispositivos de VR sean populares y estén a un precio asequible, yo seré el primero en comprarme uno de esos.

Es por eso que los chicos de Valve, con su departamento de I+D a la cabeza, se aventuran a vaticinar el 2015 como el año en el que realmente triunfe la VR. Y desde luego, viendo la cantidad de empresas y dispositivos de los que se tienen noticias, creo que es algo más que probable.

Por todo esto, la foto que acompaña esta entrada tiene un valor especial, porque vendría a ser la confirmación de que Valve sigue trabajando en su dispositivo de realidad virtual. Como se puede apreciar, tiene un aspecto similar al del Oculus Rift, si no tenemos en cuenta los puntitos blancos.

A decir verdad, Valve sería la mejor posicionada para sacar un casco de realidad virtual. Tiene el mercado, Steam, tiene la plataforma, Steam machines y tiene la tecnología, al menos un prototipo. Ahora solo falta tiempo y una decisión en firme por parte de la empresa para hacerlo realidad.