Los trolls no son una especie que habita sólo en Internet. Siempre ha habido gente con ganas de gastar, con mayor o menor gracia, bromas para divertir al resto de personas o a ellos mismos. Hoy os vamos a hablar de Vitalii Sediuk, un "periodista" ucraniano que ha saltado a la fama por su controvertido comportamiento con las estrellas de Hollywood.

En su última aparición golpeó a Brad Pitt
Ayer se esparcía una noticia por todos los medios sobre un ataque a Brad Pitt mientras estaba en la alfombra roja para presentar su nueva película, Maleficent. En un primer momento se hablaba de que el actor había recibido un puñetazo de un desconocido que le había asaltado repentinamente. Ahora sabemos que es una de las nuevas "intervenciones" de Sediuk.

Con 25 años de edad, este personaje llegó de Ucrania para ser reportero del canal de su país 1+1, aunque pasará a la historia como un "pseudo-Borat" que atormenta la vida de los famosos estadounidenses. En 2011 se acercó a Madonna durante una rueda de prensa y le entregó un ramo de hortensias, flor de la que es alérgica y que odia completamente:

En mayo de 2012, mientras Will Smith promocionaba la tercera entrega de Men in Black 3, se acercó en la alfombra roja (su hábitat para el trolleo) e intentó besarle, a lo que Smith respondió con una bofetada:

La lista sigue creciendo. En febrero de 2013 le robó el sitio en la gala de los premios Grammy a Adam Levine (quien llegó tarde). Estuvo en ese lugar privilegiado durante toda la ceremonia y saltó al escenario justo cuando le daban el premio a Adele ante la incrédula mirada de Jennifer Lopez.

En los dos siguientes vídeos utilizó la misma técnica: abrazarse como un koala a la pierna de un actor famoso. Esta técnica, más propia de Pressing Catch, la utilizó este año con Bradley Cooper y Leonardo DiCaprio:

Vitalii Sediuk afirma que quiere llegar a ser un director o actor de cine. De todos modos, por el momento parece muy centrado en alimentar su fama a base de asustar y molestar a sus (en teoría) futuros compañeros de profesión. Con su trayectoria dudo que lo vaya a conseguir o que le estén esperando con los brazos abiertos.