La empresa de telecomunicaciones ha aprobado una ampliación de su objeto social para incluir la comercialización de energía eléctrica, pudiendo comprarla y venderla sin limitación o reserva a grandes clientes, especialmente a corporaciones empresariales y administraciones públicas.

Telefónica podrá comprar energía a terceros para comercializarla
Telefónica apuesta así por la eficiencia energética, pudiendo hacer llegar energía, comprada previamente a terceros, a aquellos clientes que tienen un consumo elevado debido a diversos factores, como la dispersión geográfica de sus centros de trabajo. En otras palabras, la operadora pasaría a convertirse en distribuidor eléctrico.

El desarrollo del ámbito energético siempre ha sido una de las apuestas principales de Telefónica Soluciones, creando diferentes aplicaciones y servicios de ahorro de energía en el ámbito de conexiones móviles entre máquinas, destinado a grandes instalaciones. A su vez, Telefónica I+D destina al año cerca de cuatro millones de euros al desarrollo de nuevas soluciones en este campo e impulsa las políticas destinadas a disminuir la emisión de CO2 a la atmósfera, para reducir el impacto medioambiental del consumo energético.