Nintendo ha confirmado que 2013 ha sido su tercer año consecutivo en pérdidas. La empresa nipona ha perdido 457 millones de dólares, y no consiguió las ventas esperadas de Wii U durante la temporada de vacaciones de diciembre del año pasado. Las pérdidas están hundiendo poco a poco a la compañía y todo apunta a que la última generación de consolas tiene la culpa.

Las ventas de Wii U han bajado un 20% respecto a 2013
Actualmente, las ventas de Wii U se sitúan en 6,17 millones de consolas en todo el mundo. Estos números no parecerían del todo desproporcionados, si no contamos con que en el primer trimestre de este año se han vendido únicamente 310.000 consolas, un 20% menos que el año pasado.

Si lo comparamos con las ventas de PlayStation 4, la consola de Sony ha alcanzado los 7 millones de unidades vendidas en todo el mundo. Éstas han superado a las de Nintendo, incluso aunque la segunda contara con un año de ventaja. En el caso de las consolas portátiles, Nintendo ha colocado en el mercado el pasado trimestre 590.000 unidades de 3DS, lo que suman en total 43,3 millones de unidades.

Ni siquiera con el estreno de Super Mario World 3D, un clásico ya en todas las consolas de Nintendo, la situación de Wii U ha mejorado. Se espera que con el lanzamiento de Mario Kart 8 las ventas crezcan, como ocurrió en su momento con la versión de Wii, que vendió más de 34 millones de unidades. Como última opción, la empresa japonesa podrá apostar por la próxima versión de Super Smash Bros. También se espera que anuncie novedades durante la conferencia E3 del próximo mes. Pero siendo sinceros, si con Mario Kart y con Super Smash Bros no consiguen levantar las ventas de Wii U, no creo que lo consigan de otro modo.