Desde su puesta en escena en CES, a todos nos quedó claro que una de las apuestas más importantes de Audi eran los sistemas de iluminación dinámicos basados en láser presentados junto con el Sport Quattro Concept Laserlight, que no dejaba de ser un prototipo con el que mostrar las bondades del nuevo sistema de iluminación, el siguiente paso tras el Xenon y los faros LED.

En este sentido, y tras las pruebas realizadas por la compañía en las 24 Horas de Le Mans y en el Mundial de Resistencia, Audi ha optado por incluir esta tecnología en el Audi R8 LMX, el vehículo más potente de la compañía que será el primero en estrenar este tipo de iluminación en el mercado.

¿Y cómo funcionan los faros láser? El sistema en sí consiste en que cada faro cuenta con un módulo láser de cuatro diodos de 300 micrómetros de diámetro que disparan un rayo láser azul con una longitud de onda de 450 nanómetros, lo que genera una luz blanca con una temperatura de color de 5.500 Kelvin, perfecta para la iluminación diurna:

audio r8 laser

Lo más interesante de todo es que el punto de los faros láser, como la compañía llama a este sistema, no es autónomo, si no que complementa a la iluminación de carretera estándar -que sigue utilizando tecnología LED- cuando la velocidad es superior a las 38mph, incorporando una cámara que detecta peatones y vehículos para ajustar el haz de luz láser y evitar deslumbramientos, por lo que al uso funciona como un sistema de iluminación auxiliar de larga distancia.