Google lleva años mejorando su proyecto de coche autónomo, buscando ofrecer una alternativa más segura y sostenible que el modelo actual. Ahora han ido un paso más allá y han presentado un prototipo completamente nuevo al que no se le ha incluido un volante o pedal de freno y aceleración.

Parece un Smart diseñado por PixarDe esta manera, el coche está manejado completamente por una computadora y la velocidad está limitada a 25MPH (unos 40 km/h). Este proyecto afirman que aún está en una fase embrionaria y fabricarán 100 unidades este verano para que sean probados a fondo. En este caso, incluirán controles normales en caso de que algo salga mal.

Por si fuera poco, Google ha declarado que no planea vender coches por su cuenta, sino que está buscando "amigos y socios para llevarlos al mercado". Como vemos, Google seguiría centrándose en el desarrollo y avance y no en la producción en masa, algo que dejaría en manos de fabricantes consolidados (al igual que ocurre con los smartphones).

Lo que sí llama la atención es la apariencia que han elegido, ya que parece como si Pixar hubiese diseñado un nuevo Smart. Los materiales elegidos en la parte frontal buscan aminorar al máximo el daño en los pasajeros, ya que son completamente deformables. Google sabe que hay mucho interés en el avance de este tipo de conducción, aunque la seguridad será (obviamente) uno de los aspectos que más preocupen a los consumidores, para bien o para mal.