Las baterías siguen siendo a día de hoy, y por mucho que los fabricantes se empeñen en mejorarlas, el peor enemigo del smartphone. Aunque con cada generación de nuevos dispositivos que llegan al mercado se hace hincapié en las mejoras, tanto en las tecnologías como en su duración, sigue sin ser suficiente, y con la llegada de las redes 4G y el aumento del uso de las aplicaciones que hacen uso del contenido multimedia -sobre todo vídeo- y de las aplicaciones de mensajería, es un hecho que se hace más notable si cabe. Precisamente, son ambos tipos de aplicaciones -con mayor representación las de mensajería- las que drenan de manera más notoría la duración de la batería.

Al menos así se desprende del último estudio realizado -y en parte del sentido común- por Alcatel-Lucent, cuya conclusión más directa es que el uso de aplicaciones de mensajería y de reproducción de vídeo suponen un mayor impacto en sentido negativo para la batería de los dispositivos móviles y para las redes que sustenta la infraestructura de las comunicaciones.

Este estudio se centró en cómo las aplicaciones móviles interactúan con las redes inalámbricas, incluyendo la cantidad de datos que se transfieren y la frecuencia con que activan la red del terminal a partir de los datos de más de 15 millones de suscriptores a través de las redes de América del Norte, Asia/Pacífico y Oriente Medio, con resultados que, aunque no sorprendentes, si que ponen de relieve la mala optimización de la mayoría de aplicaciones más populares:

Lo cierto es que cualquier usuario medio puede llegar a la conclusión de que todas aquellas aplicaciones que están en contante conexión con la red movil y que además despiertan el terminal para mostrar notificaciones al usuario, tienen un impacto muy negativo en la duración de la batería, y en menor medida, en el consumo de datos, pasando a ser un certeza tal como revela el estudio.

Los consumidores pueden utilizar estas comparaciones sobre la eficiencia de las aplicaciones para tomar decisiones más inteligentes sobre las apps que utilizan. Además, los proveedores de servicios puede ayudar a los desarrolladores sobre cómo optimizar aplicaciones para las redes móviles y para las batería de los dispositivos.

De todas ellas, las que suponen un mayor impacto negativo, tanto en la duración de la batería como en el consumo de datos, son algunas de las más populares como Google Search, Facebook, WhatsApp, Facebook Messenger y YouTube, por lo que se convierten en candidatas para ser vigiladas por todos aquellos usuarios que quieran racionalizar el consumo de batería y datos. En sentido contrario, las aplicaciones que menos batería y datos consumen son Dropbox, The Weather Channel y Gmail, suponiendo que en está última no se han tenido en cuenta el uso de datos push.

Con el estudio de Alcatel-Lucent sobre la mesa, los usuarios tenemos una puerta abierta para optimizar la batería de nuestros terminales reduciendo, en la medida de lo posible, la dependencia de estas aplicaciones; aunque por otro lado, tiene que ser los desarrolladores los que pongan todos sus esfuerzos y recursos en optimizar sus aplicaciones para que supongan el menor impacto en el dispositivo -y en el bolsillo- del usuario.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.