El pasado viernes 2 de mayo finalmente conocimos el veredicto final entre la casi eterna demanda-novela entre Apple vs Samsung. Los dos titanes de la tecnología desarrollaron una batalla campal en los tribunales de Estados Unidos y, finalmente, la juez Lucy Koh dictaminó que ambas partes infringieron patentes de propiedad del otro, por lo que debían pagar:

  • Samsung infringió dos patentes, incluyendo la de deslizar para desbloquear, en varios de sus dispositivos, por lo que debe pagar a Apple la suma de 119.6 millones de dólares.
  • Apple infringió la patente de funcionalidad de reproducción y organización de Samsung en sus dispositivos, por lo que debe pagar a los coreanos la suma de 158.400 dólares.

Samsung debe pagar 4 millones más, pero la cifra original de indemnización no ha cambiadoPero el día de hoy el jurado ha recalculado su veredicto, dictaminando además que, realmente, el Samsung Galaxy S2 violó una patente propiedad de Apple sobre el autocorrector del teclado del móvil (parte de la famosa patente 647, relacionada también a convertir direcciones y números en enlaces), por lo que Samsung debe pagar 4.02 millones de dólares más, a Apple.

Lo curioso es que estos nuevos 4 millones de dólares que Samsung deben pagar a Apple no cambia la cifra original de indemnización, dado que todo el veredicto fue revisado por lo que entre un ajuste por aquí y otro por allá, Samsung sigue teniendo que pagar 119.625.000 dólares, un monto casi idéntico al establecido el pasado viernes.

Apple originalmente pedía más de mil doscientos millones en indemnización, por lo que aunque han salido victoriosos en esta batalla legal que duró casi dos años, podría considerarse un triunfo mínimo o simbólico, cosa que en Cupertino no han apreciado. No nos extrañe si seguimos presenciando apelaciones tras apelaciones, de ambas partes.