Cuando se habla de animación suspendida lo primero que viene a la mente son los relatos o imágenes de ciencia ficción. Los viajes en el espacio a muchísimos años luz hacen básica esta técnica para conservar la vida humana que en esas dimensiones se vuelve de una duración ínfima.

Lo cierto es que muchas ideas de la ficción llevan a los científicos a dar grandes pasos en sus investigaciones en beneficio de la humanidad. Este es el mismo caso de la técnica EPR (preservación de emergencia y reanimación) que pareciera retomarla y aplicarla en los pacientes en este caso para salvarle la vida.

El Dr. Samuel Tisherman encargado del proyecto piloto que se iniciará en el Hospital Presbiteriano de Pittsburgh dice preferir no llamarlo animación suspendida precisamente por la connotación que tiene de ficción, pero la verdad es que no dista de la idea básica de lo escrito en la literatura. En este caso se utilizará para preservar el cuerpo y ganar tiempo sin que se afecte, por decirlo de una forma, el cerebro y el corazón con daños irreversibles.

##Cómo funciona

Los pacientes candidatos a aplicarles esta técnica son las personas que recibieron una herida fatal, como los disparos con arma y es en este mes que se arrancó con lo que sería el primer hospital que aplique esta técnica en humanos como parte de sus procedimientos médicos. Se trata de un programa piloto y el alcance es de 10 pacientes que lleguen a este hospital y cumplan con las características. Tras estas pruebas analizarán los resultados.

El paciente no tiene sangre en su cuerpo ni respiración, aún así sus células se conservan en vida y en buenas condiciones

1. Se administra al paciente una solución salina, ésta sustituye la sangre. La solución corre por todas las arterias del cuerpo.

2. La temperatura del cuerpo decae a 10 grados Celsius, este proceso lleva solo 15 minutos.

3. El paciente no tiene sangre en su cuerpo ni respiración, aún así sus células se conservan en vida y en buenas condiciones unas horas más.

4. Los médicos tienen como máximo dos horas para atender la herida sin concentrarse en conservar al paciente con vida y reanimarlo mientras lo hace.

5. Una vez atendido el paciente se le bombea su sangre y se reanima su corazón.

Lo que parece ser una técnica que pone en entredicho el concepto tradicional de muerte que tenemos, la EPR ha funcionado antes en investigaciones con cerdos y la expectativa de los resultados con los humanos es claro, de estar atentos.

Si bien ahora solo se ha conseguido un par de horas contra la muerte clínica, estos minutos pueden ser la gran diferencia. Los viajes interestelares de años en suspención animada parecen lejanos aún, pero dos horas menos lejos, eso sí.