De acuerdo con las palabras de Borre Akkersdijk, diseñador de moda, actualmente podríamos considerar que no existe ningún tipo de tecnología wearable. Más bien, la tecnología actual sería "llevable" (carry-able). Por ello, el diseñador holandés, ha creado el BB.Suit.

Con este traje, Akkersdijk pretende ilustrar su visión de lo que realmente debería ser considerado wearable. En este caso, una prenda realizada a partir de impresión 3D que nos ofrece Wi-Fi, GPS, NFC y Bluetooth y que convierte al que lo lleva en un punto de acceso a Internet móvil. Además, probó el BB.Suit durante el SXSW, invitando a que diferentes músicos subieran sus canciones a una playlist online que el propio traje emitía, demostrando que la tecnología wearable no tiene que conformarse con pantallas para poder ofrecer una buena experiencia de usuario.

Con el BB.Suit quiere demostrar que la teconología wearable no tiene que conformarse con pantallas
El problema con el que se encuentra ahora Akkersdijk es que la producción de estas prendas aún es bastante complicada y costosa, pues para poder crear la tela es necesario unir las fibras de hilo con algún conductor, como el cobre. Además, aún tiene que asegurarse de que el traje resista al uso con el paso del tiempo. Su meta actual es la de construir una plataforma relacionada con los textiles y la tecnología y trabajar con diferentes desarrolladores para poder generar nuevos usos para las prendas.

Borre Akkersdijk

Actualmente solo hay dos prototipos de BB.Suit, y aún hay mucho margen de mejora, pero el diseñador ya piensa en las posibilidades de esta tecnología, que permitiría en el futuro realizar acciones, por ejemplo, cruzando las piernas o rascándose la barriga, además de poder ofrecer otros usos potenciales relacionados con la publicidad, como que al colocar una lata de un refresco de una marca en los pantalones podría lanzar publicar anuncios en Facebook sobre esa marca. Como podemos ver, las posibilidades son inimaginables.