Aunque el título parezca sacado de una novela de vampiros fluorescentes y hombres lobo de gimnasio, la realidad es que la sonda Cassini ha capturado el nacimiento de lo que podría ser una nueva luna en los anillos de Saturno. El satélite de la Nasa tiene como misión orbitar alrededor del sexto planeta del Sistema Solar y puede haber captado uno de los momentos más extraordinarios de la historia.
Peggy es tan pequeña que podría desprenderse de los anillos
El nacimiento de una luna es algo excepcional, como un político honrado, y más tratándose de Saturno, que ha conseguido crear 62 satélites. Este pequeño astro, de apenas ochocientos metros de diámetro, se llamará Peggy y en 2016 se podrá ver con mayor nitidez ya que la sonda Cassini-Huygens se acercará a los anillos exteriores.

Saturno-Peggy

En la NASA están bastante alterados ya que nunca antes han podido ver algo similar y, probablemente, esta sea la última vez que se vea algo similar en Saturno. Sus anillos son muy finos a estas alturas como para crear nuevos satélites.