La simulación de la vida en el planeta Tierra no era posible hasta ahora. Y no hablo de jugar al maravilloso Sim Earth, sino de que científicos de las Naciones Unidas en colaboración con expertos ecologistas, biólogos y científicos medioambientales han creado el modelo Madingley para simular toda la vida terrestre.

Hasta ahora solo había modelos predictivos para el clima
Han sido tres años de investigaciones y desarrollo que han dado como fruto una herramienta que servirá para, por ejemplo, predecir el impacto que pueden tener las decisiones del ser humano en el medio ambiente o para plantear hipótesis sobre ecosistemas y sus componentes. En este sentido, se podría saber qué pasaría si se introdujera una especie en un nuevo hábitat o qué pasaría si el hombre desapareciese de la tierra.

Sus creadores han decidido lanzar el modelo bajo licencia de código abierto para que cualquiera pueda inspeccionar el código o desarrollarlo más allá de su estado actual. Asimismo, creen que las capacidades de dicha herramienta están aún por explotar y que, posiblemente, acabe planteando más preguntas que respuestas.