Se cierra el círculo. Han pasado casi 13 años desde que un joven Joe Belfiore hiciese casi de ayudante durante la presentación de Windows XP el 25 de octubre de 2001. El mismo Joe Belfiore que hizo de maestro de ceremonias durante la pasada Build 2014. Hoy Windows XP deja de tener soporte oficial. Se va un icono para la historia de la tecnología, y con él una época en Microsoft que deja paso a una nueva.

En primer lugar, por la interfaz Modern, antes Metro, que ha acabado envolviendo a todo Microsoft: Windows para escritorio, Windows Phone, Xbox y hasta el propio logo de la compañía. En ordenadores y tablets sin Windows RT sigue quedando muy lejana la posibilidad de desechar la interfaz de escritorio, pero ya no es necesariamente la principal. Lo mejor, sobre todo en smartphones con Windows Phone, es que Microsoft ha sabido crear algo diferente, innovar de verdad sin necesidad de copiar o al menos de crear una interfaz que fuera más de lo mismo.

Windows gratuito, la quimera histórica

Windows 8.1

Otro punto bastante más diferenciador para la nueva Microsoft: Windows gratuito en pantallas inferiores a 9 pulgadas. ¿Una copia de Windows gratis? Quizá el mejor símbolo de que los tiempos están cambiando. No es casual que se hayan escogido las 9 pulgadas como barrera: la era post-PC es la que está marcando esta época, y es en ella donde Microsoft ha tenido más problemas para engancharse.

¿Quién diría hace unos años que Microsoft regalaría licencias de Windows?Así que la mejor forma de meter presión a los fabricantes para que usen Windows Phone o Windows para sus tablets es hacerlo gratuito. Este ahorro de entre 10 y 15 dólares por licencia, sumado a que con 8.1 no es necesario montar botones capacitivos, sino que pueden ser táctiles, hace que bajen mucho los costes para cualquier fabricante si quiere usar la plataforma de Microsoft.

Ahora ya no hace falta un nuevo diseño para un HTC One M8 o para un Galaxy S5 si quieren que ejecuta Windows Phone. No hay que invertir en diseños independientes ni en meter a la fuerza los botones capacitivos anteriores.

Era post-PC y Nokia

Nokia-Lumia

Al hilo de la era post-PC, Microsoft ha vuelto a meter la cabeza en ella con el lanzamiento de Office para iPad en lo que puede ser un negocio redondo tanto para Apple, cuyas tablets ganan valor y además se embolsa un 30 % de cada licencia de Office vendida a través de su plataforma, y para Microsoft, que gana millones de clientes potenciales de su suite Office 365 (y su correspondiente cuota mensual).

La entrada de Nokia será una de las mejores noticias para Microsoft en mucho tiempo. Talento puro en plantilla.Luego está una de mis partes favoritas de la nueva Microsoft: Nokia. Microsoft va a incorporar a su plantilla a la pata que le faltaba, un fabricante de smartphones. Pero además, a una plantilla con toda la experiencia y todo el talento que tiene Nokia, que pese a que pasó por horas bajas que podrían haberle costado algo serio de no ser por la inyección de Microsoft, logró la victoria volviendo a ser un fabricante sinónimo de calidad y con productos aspiracionales.

En las próximas semanas se cerrará de forma oficial la compra, dos trimestres después, y en Microsoft darán la bienvenida a una compañía con un ADN propio dentro de la industria móvil. Compañía que además de la familia Lumia tiene otro caballo de batalla ventajoso para Microsoft: Nokia X, que aprovechando AOSP lo usa como trampolín hacia la interfaz y los servicios de Microsoft.

One Microsoft

a xbox one

Pero sobre todo, el símbolo de la nueva Microsoft es la marcha de Ballmer. Un CEO irrepetible para lo bueno y para lo malo, pero que debía hacerse a un lado y dar paso a nuevas caras frente al poder para canalizar la nueva época de la compañía. Ahora falta que Satya Nadella logre que aumente la cuota de Windows Phone trabajando junto a Stephen Elop. Aquí tiene especial importancia el Nokia Lumia 630.

¿Y si Microsoft adoptase la marca One para todos sus productos, incluido Windows?Si el año pasado el 520 fue el terminal que más sueldos permitió pagar en Nokia, el 630 lo tiene todo para mejorar sus números y ser uno de los reyes de la gama baja junto al Moto G y poca cosa más. También faltaría que esta nueva Microsoft sea visible para el usuario medio. El punto más difícil está en el naming. Windows arrastra una merecida fama que provoca rechazo frontal en más de un usuario. Incluso para Windows Phone.

Aquí me pregunto si no sería una opción acabar de consolidar la marca One que Microsoft está empleando en cada vez más productos. Xbox One, OneNote, OneDrive como sustituto forzoso de SkyDrive... Y de hecho hasta la reorganización reciente de la compañía fue bautizada con "One Microsoft", que por cierto pega bastante con la nueva y potente estrategia de aplicaciones universales, hasta para Xbox One. La marca One tiene mucho de atractivo, podría ser hasta sustituto de "Windows" en el futuro. Pero para eso aún queda bastante.

👇 Más en Hipertextual