El biopic de Steve Jobs basado en la biografía oficial de Walter Isaacson y guionizado por Aaron Sorkin (al que le debemos entre otras cosas maravillas como The West Wing o The Newsroom) acaba de recibir un duro golpe tras conocerse que David Fincher, responsable a su vez de otros peliculones como The Social Network, abandona el proyecto. Aparentemente, los motivos detrás de la decisión se deben a los 10 millones de dólares que el director pide a Sony Pictures por colocarse detrás de las cámaras y a las exigencias de controlar gran parte de la campaña de promoción de la película.

Para aliviar un poco la noticia, fuentes internas del estudio afirman que las negociaciones podrían retomarse en el caso de que Fincher rebaje sus exigencias y ambas partes, estudio y director, puedan llegar a un punto intermedio. Para Sony, el proyecto tiene mucho más que ver con la calidad artística (algo que sinceramente nos da bastante tranquilidad) que con arrasar la taquilla con algo parecido a un Transformers o The Amazing Spiderman. Los resultados más que mediocres obtenidos con algunas de las últimas películas de la productora, como After Earth o White House Down y el despilfarro que han supuesto son entre otros los motivos por los que están intentando ajustar sus gastos.

Aunque sin confirmación oficial, Christian Bale era la persona que Fincher tenía en mente para el papel de Jobs. Se desconoce si hay algo más que rumores en la elección y si las negociaciones con el actor van por un camino aparte en caso de que finalmente sea otro el director escogido para la cinta.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.