Son muchos los argumentos que refuerzan la idea de que la banca se está quedando atrás en lo que a tecnología respecta. Con una estructura muy conservadora, se toman las decisiones de manera demasiado rígida y cautelosa y, en no pocas ocasiones, sin tener en cuenta al usuario final y su demanda. Si además tenemos en cuenta que estamos hablando de dinero y que el escepticismo y el miedo reina en internet, la falta de información suele hundir las buenas ideas para aplicaciones tecnológicas de la banca. Pero a veces la banca tiene buenas ideas y presenta productos verdaderamente interesantes. Prueba de ello es Wizzo, una aplicación desarrollada para BBVA que poco tardará en convertirse en uno de los sistemas de micropagos más utilizado en España, o al menos, uno de los más interesantes.

¿Qué hace Wizzo? El responsable de la aplicación la define como un whatsapp que permite pagar. Yo difiero mucho de esa definición, aunque es cierto que sí está muy enfocado al ámbito social y la comunicación. Por ejemplo, ¿quieres reunir el dinero de varios amigos para hacer un regalo de cumpleaños? Envíales una petición y ellos podrán pagar directamente desde la aplicación. ¿Necesitas dinero urgentemente? Envíale una petición a tu padre y podrá pagarte. Si a esto le unimos que sólo necesitas una cuenta de correo y un teléfono móvil para configurar tu cuenta, el servicio que ofrece Wizzo es realmente cómodo para organizar eventos, reclamar el dinero de la fiesta de anoche o hacer un bote para un regalo. Pero hay tres aspectos de Wizzo que me parecen claves para su -tal y como auguro- éxito.

Es simple

Esto está alejado completamente de lo que concebimos como banca. Incluso Paypal en ocasiones se convierte muy farragoso con su sistema de claves y verificaciones. Para empezar a utilizar Wizzo, sólo necesitas un número de teléfono móvil y un correo. Y a partir de ahí, puedes añadir crédito desde cualquier tarjeta de crédito, el único requisito para hacer transacciones es tener tu móvil cerca para recibir un código de verificación.

Además, todo el sistema de peticiones es tan simple como configurable: puedes configurar recordatorios (para ese amigo que siempre trata de evitar pagar), personalizar los mensajes y gestionar tu dinero como quieras, ya sea retirarlo, hacer pagos por internet (o incluso en tiendas físicas), o configurar tu cuenta para realizar los pagos de servicios como Spotify o iTunes.

Está pensado en el presente

wizzo

Este es uno de los principales atractivos de Wizzo y una de sus claves para convertirse en un producto muy utilizado: es un sistema que agiliza los pagos en internet y entre amigos, sí, pero también está pensado para que puedas pagar en cualquier tienda. Y es que Wizzo no sólo se centra en sus aplicaciones móviles y su cliente web, también puedes solicitar de manera gratuita una tarjeta física para realizar pagos en tiendas y una pegatina con tecnología contactless para realizar pagos en establecimientos que tengan habilitada esta tecnología. Es decir, BBVA ha sabido llevar la flexibilidad de la banca online al sistema de pagos tradicional, para que sea un sistema cómodo de utilizar y útil en la mayor parte de las situaciones.

Está enfocado a pagos pequeños

El hecho de que Wizzo esté enfocado a pagos pequeños simplifica mucho el sistema de confirmación de pagos y las claves de seguridad. Por ejemplo, todas las cuentas están limitadas a 2.500€ anuales, para evitar que se utilice el servicio como sistema de blanqueo de capitales. Es decir, Wizzo es una especie de cajón de ahorros online en el que puedes recibir y hacer pagos de cantidades pequeñas.

El sistema cuenta con una aplicación para Android y iOS, disponible de manera gratuita. Si bien todavía no cuenta con cliente para Windows Phone, se puede acceder a todos los servicios que oferta desde su página web.