Desde hace algunos días se habla de un acuerdo preliminar de Vodafone con ONO para adquirir al operador de telefonía local, de hecho, la oferta que se manejaba era de uno 7.000 millones de dólares, luego de que ONO hubiese rechazado una primera. Hoy, finalmente se confirma el acuerdo de compra, y así Vodafone adquiere ONO por una cifra ubicada entre los 7.200 y 7.400 millones de euros, por lo que ahora el operador se convierte en el segundo líder del mercado del ADSL y Fibra, con un 20% de la cuota.

No es nada desconocido que Vodafone aspira a alcanzar a Telefónica y así equilibrar el mercado, por lo que al adquirir ONO soluciona el problema que se lo impedía, la falta de infraestructura suficiente; ya no necesita desplegar la suya propia, aprovecha la que desde la década de los 90 ha implementado ONO en las ciudades españolas.

Vodafone pasa de tener FTTH en 13 ciudades a tener cobertura en casi toda España.

En el Encuentro de las Telecomunicaciones de Santander, Vodafone se quejaba de su desventaja en acceso fijo; maldecían el acuerdo con Yoigo porque este ofrece FTTH sin desplegar nada y denunciaron ante la CMT los precios que Telefónica les ponía por usar sus canalizaciones. 7.000 millones es el precio que pagan por ser independientes.

Por supuesto, el día de hoy sonaron rumores de que ONO no aceptaría la oferta y preferiría salir a bolsa. Nada quita que esto haya sido un farol, bien jugado, para aumentar la oferta de Vodafone. De ser así, ha funcionado.