Tobit Software

El campo de la robótica nunca dejará de sorprendernos y, en más de una ocasión, nos hace pensar en la singularidad tecnológica. Vehículos autónomos, drones, las creaciones de Boston Dynamics (empresa que Google compró recientemente) y robots humanoides que son capaces de correr, saltar o, incluso, actuar de manera más o menos autónoma. En el CeBIT, evento que se celebra estos días en Hanover (Alemania), se han encargado de recordarnos que, quizás, la singularidad esté más cerca de lo que pensamos y, para demostrarlo, han expuesto unos robots hechos para el divertimento del robot Bender de Futurama: robots que bailan "lap dance".

Cual bailarina erótica sacada de un club para adultos, los robots (que cuestan 40.000 dólares en régimen de alquiler) se apoyan en una barra y realizan un movimiento de "pelvis metálica" como si fuesen una bailarina real; sin duda alguna, es el espectáculo ideal para una gran fiesta ofrecida por Bender o R2D2.

Además de esta curiosa aplicación de la robótica (hay gustos para todo), lo singular del momento fueron los asistentes que vieron esta demostración. Estos robots son obra de Tobit Software, que lleva trabajando desde el año 2012 con performances en las que los robots son los protagonistas; la idea era mostrarlos durante una fiesta aunque, eso sí, a la fiesta asistieron tanto Angela Merkel, canciller de Alemania, como David Cameron, primer ministro de Reino Unido.

Dejando las bromas a un lado (y entiendo que ver a estos robots bailando así, en vivo, debe ser bastante graciosa), estos robots no son nuevos en el CeBIT. La primera ver que Tobit Software acudió al CeBIT fue en 2012 y, desde entonces, ha vuelto por aclamación popular para realizar alguna de sus actuaciones. El uso es singular y los robots están construidos con piezas de coches viejos, por tanto, que estén realizados con material reciclado aún los hace más singulares.

De todas formas, los robots que bailan no son nada nuevos ya que es una manera muy visual de probar rutinas y programas de control de movimiento de robots.

El año pasado, el Instituto Tecnológico de Virginia, el Centro de Investigaciones Navales de la Marina de Estados Unidos y la Universidad de Penn decidieron probar en CHARLI-L1, el robot que están desarrollando, qué tal se desempeñaba con una serie de movimientos programados. ¿El resultado? La mejor versión de la coreografía del Gangnam Style que he visto nunca.