El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) marcó un hecho sin precedentes en la historia de este ramo para México, al declarar a Televisa, Grupo Inbursa y Grupo Carso, como empresas preponderantes en el mercado de telecomunicaciones. En el caso de las dos últimas firmas, propiedad del reconocido empresario Carlos Slim, vinculadas a América Móvil y Telmex, las operadoras de telefonía móvil y fija, representó un movimiento de proporciones inesperadas, ya que se tenía meses especulando sobre la severidad de las medidas impuestas por el órgano regulador, en donde las apuestas de los analistas iban de la predicción de una intervención ligera, hasta la expectativa de una imposición firme y agresiva en contra de las prácticas monopólicas de esta operadora, que en el caso de Telcel, su división de telefonía móvil, resulta dueña de casi el 70% de las líneas celulares del país.

188 medidas fueron impuestas por el IFT, la mayoría para América Móvil Para sorpresa de algunos, el IFT publicó su extensa lista de imposiciones a las empresas de telecomunicaciones dictaminadas, enlistando un total de 188 medidas distintas para regular y erradicar las prácticas "preponderantes" en el ramo de la empresas intervenidas; de esta elevada cifra 76 pertenecen exclusivamente a Telcel, compañía de telefonía móvil, mientras que 63 fueron para Telmex, la filial de telefonía fija, y 45 se atribuyeron en conjunto para ambas empresas de manera simultánea, mientras que Televisa solo fue amonestada con 4. Esta situación genera el planteamiento necesario sobre el escenario actual de esta industria en México, poniendo sobre la mesa si acaso esta será la primera señal del fin de los oligopolios de telecomunicaciones en México.

Casi a la par de la resolución del IFT el mismo organismo publicó la licitación de competencia por el lanzamiento de dos nuevos canales de televisión abierta. Grupo Imagen, MVS Comunicaciones, Megacable, Grupo Pegaso, El Universal, Grupo Fórmula, Grupo Casa Saba, Grupo Radio Centro y la propia América Móvil son señaladas como las principales compañías interesadas en expandir sus servicios para incursionar en esta línea, lo que marca también la otra cara de la Reforma en Telecomunicaciones impulsada por el IFT, donde empresas que forman parte del oligopolio de otros ramos (radio, prensa, telefonía celular y hasta farmacéuticas) ahora tendrán la oportunidad de iniciar operaciones en otros campos de la misma industria. La resolución y consecuencias finales del dictamen del IFT todavía están por conocerse a fondo, sin embargo, todo aparenta ser un buen primer paso.

👇 Más en Hipertextual