Mucho se ha dicho de la compra de Oculus VR, creadores del Oculus Rift por parte de Facebook. La pregunta obvia es ¿por qué una red social compra una compañía que se dedica a hacer un dispositivo para realidad virtual? No parecen tener nada en común una cosa con otra y a todos nos parecería un poco de los noventas pretender interactuar con nuestros amigos en espacios virtuales de tercera dimensión.

Entonces, ¿por qué la compra? Hay todo tipo de teorías, desde la creencia que la apuesta de Facebook es poder crear interacciones virtuales que vayan más allá de una página web hasta algún blogger despistado que considera que gastaron 2 mil millones de dólares para satisfacer el capricho de la prensa tecnológica.

La compra de Oculus VR es por las mismas razones que Google hace todo tipo de adquisiciones, es la forma más simple de explicarlo. En la actualidad, una gran parte de los ingresos tanto de Google como de Facebook vienen desde la publicidad, un modelo que muchos (inclusive nosotros mismos en ALT1040) adoptan para ofrecer sus servicios o información de manera gratuita pero seguir ganando dinero.

Oculus VR es parte de una estrategia de innovación como modelo de negocios a largo plazo

Pero de la misma forma que Google, Facebok es una compañía muy apegada a la innovación como parte fundamental de su plan de negocios a largo plazo y la búsqueda de nuevas tecnologías que puedan ser impulsadas en 5 o 10 años como parte fundamental de nuestro día a día es parte importante de ese proceso de innovación. ¿Por qué un buscador (Google) compra compañías que diseñan robots? Es la misma pregunta que nos hicimos hace años cuando anunciaron que comprarían un startup que hacía sistemas operativos móviles (Android), una compañía dedicada a hacer mapas (ahora Google Maps) o un startup dedicado a la voz sobre IP (Google Hangouts, Google Voice). Aunque en un inicio algunas adquisiciones no hacen sentido, años más tarde están perfectamente integradas en una rama de servicio fundamental de la empresa.

Facebook tiene un procedimiento relativamente diferente a la manera en que integran algunas de sus adquisiciones, sobre todo las más grandes: Instagram o WhatsApp son dos buenos ejemplos. El caso de WhatsApp es particularmente interesante pues por medio de esa plataforma logran dos objetivos clave para el futuro de la empresa:

  • Acceder a una empresa con un modelo de suscripción exitoso. WhatsApp no gana dinero con publicidad, sino cobrando 1 dólar al año por usuario.
  • Acceder a un grupo demográfico nuevo: jóvenes (un segmento en el que supuestamente no estaban creciendo) y mercados emergentes a los que no estaban llegando.

Oculus VR parece una apuesta a largo plazo de innovación y búsqueda de la integración de una red social en espacios virtuales y probablemente videojuegos. No esperes acceder a una versión en realidad virtual de Facebook tipo el Tron de los 80s o Lawnmower Man en los 90s, eso no tiene sentido, en realidad veremos el intento de Facebook por integrarse a espacios que vayan más alla de la web.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.