Hace un par de fin de semanas escribía sobre las mejores series de televisión del momento, esas que todo el mundo debería estar viendo porque son magistrales. Y, es que la televisión, por si no lo han notado, vive una gran época, una época dorada de grandes producciones que no tienen nada que envidiarle a lo mejor del cine con clase (que escasea bastante).

Pero esto no empezó el año pasado, ni tampoco sucedió de pronto, la televisión memorable venía creciendo a pasos agigantados desde los 90, aunque cada quien seguro tiene sus shows favoritos desde que existiera la TV, los que marcaron generaciones y elevaron el nivel de la producción se meten en su mayoría en un saco de los últimos 20 años.

Esta lista no los va a complacer a todos seguramente, así que están invitados a dejar en los comentarios su propia selección, en lugar de decir lo que faltó o no. Es una lista que incluye mis favoritos desde que tengo uso de razón, y, a petición de algunos amigos y en honor a la cultura popular, incluye unas cuantas series que nunca he visto, pero que tengo planeado sentarme a ver antes de morir.

Buffy, la cazavampiros (1997-2003)

Buffy es un show que marcó una generación completa, sino pregunten al montón de fanáticos en Reddit que le escribieron a Sarah Michelle Gellar en el IAmA que hizo hace un par de días.

Los monstruos en Sunnydale siempre fueron una analogía de los monstruos que nos conseguimos en la vida, y como debemos luchar contra ellos para abrirnos camino. El nivel de Girl Power que tenía la historia era una droga para cualquier adolescente de 12 años que estuviese cansada de esperar que un príncipe azul salvara a la desvalida chica de los malos. Es para muchos la mejor historia de un superheróe creada por Joss Whedon, y eso que el tipo tiene muchos en su haber.

Buffy es una de mis series favoritas de todos los tiempos, y por eso la estoy viendo de nuevo, más de 10 años después, porque es así de buena.

Lost (2004-2010)

Lost además de ser una serie fenomenal, forma parte de toda una revolución televisiva, recuerdo que con la aparición de la obra maestra de Abraham y Lindelof, la tendencia de la gente a bajar desde Internet un show creció a niveles nunca antes vistos. Lost cambió la manera en la cual muchos veíamos TV, al menos en mis recuerdos esto se divide en antes y después de Lost. Antes de Lost veía la televisión en la televisión, después, casi nunca.

Una historia súper intrincada, que terminaba encajando a la perfección, un show que no se decide a ser de ciencia ficción hasta ya bien pasados unos cuantos capítulos. No es la historia de una isla, es la historia de la gente perdida, perdida en muchos sentidos. Con un plot que te hace doler la cabeza en más de una ocasión, y tan llena de misterio y simbolismo, que terminó inspirando más de un libro y foro de conspiración.

Lost es televisión de la buena, de esas que te tocan la fibra emocional, y se quedan contigo toda tu vida. Es tan fuerte, que tiene su propia palabra para extrañarla: lostalgia.

Friday Night Lights (2006-2011)

Friday Night Lights es la historia de un coach de fútbol americano en una escuela de Texas, donde el deporte es más fuerte que una religión. Todo en la serie parece girar al rededor del balón, pero sin darnos cuenta cada capítulo enseña una lección de vida... o dos.

Es uno de esos shows dramáticos con los que pasas más de un episodio con "una basura en el ojo" todo el tiempo. El peso de la trama a veces es tan real que te rompe el corazón, y el elemento deportivo le añade un toque de emoción, de esos que los que amamos un buen toque de competencia, sabemos apreciar.

Fringe (2008-2013)

Fringe es otra maravilla de J.J. Abrahams, es ciencia ficción pura y dura. Tal vez arranca un poco lento, pero se desarrolla de una manera espectacular. Tiene un elenco increíblemente carismático, en especial su majestad John Noble y la fabulosa Anna Torv.

Fringe mezcla el misterio y la fantasía de su propio universo, con el intento de los personajes por vivir una vida que nunca será normal. De los inquietantes Observers hasta la vaca Gene, Fringe es memorable, y una serie que no solo los fanáticos del Sci-Fi deberían ver.

Friends (1994-2004)

Friends es tan reconfortante como la comida que te da tu mama cuando eres niño y estás enfermo. Una de las mejores comedias de todos los tiempos. Para algunos ver Friends es como tomar una pastilla de felicidad y de buen humor no importa que tan malo haya sido el día. Existen pocas series con tanto valor de repeticiones como Friends.

No importa cuantas veces vea un mismo capítulo, siempre me río. Siempre me alegra. Casi que he establecido como política de vida no juntarme con gente a quien no le guste Friends, es así de fuerte. Uno de los casts más equilibrados de la historia, increíblemente carismáticos y agradables. Friends es un fenómeno de la cultura pop, un eterno de la televisión.

House M.D. (2004-2012)

Attila Magyar (Flickr)

House es una de esas series sobre un solo personaje, todo el peso del show lo llevaba Hugh Laurie, no importa cuantos personajes secundarios pasaran por el set, y que tanto impacto causaran en la vida de House, el doctor misántropo lo era todo. Uno de esos personajes con tanto cuerpo que te basta con el de entrada, plato fuerte y postre.

House es una serie excelente, que se busca las enfermedades que tienen medio párrafo en los libros de medicina interna y se los da a Gregory House para resolver. House es una oda a la semiología y el diagnostico, el sueño de todo médico del planeta de contar con fantásticos recursos infinitos y epifanías para resolver lo impensable. Es Sherlock Holmes en un hospital. Eso, y que en unas temporadas sale Olivia Wilde.

Breaking Bad (2008-20013)

Breaking Bad ha traspasado por completo lo que puedes describir con palabras, es una de esas historias que te dejan en modo "wow, just wow". Hemos hablado mucho de lo que es sin duda una obra maestra de la televisión moderna, para muchos la mejor serie de todos los tiempos. La genialidad de Vince Gilligan para crear semejante monstruosidad de programa es más que admirable, es de culto.

Breaking Bad ha establecido un estándar para la televisión dificilísimo de igualar. Personajes memorables, interpretados magistralmente por un set de actores que evolucionaron de una manera que da gusto ver, un guión que te deja boquiabierto en cada capítulo y un desenlace que te marca de por vida. Breaking Bad es un clásico de todos los tiempos.

The Wire, Los Soprano, BattleStar Galactica, The X-Files, The Shiled

Si se preguntan por qué las pongo todas juntas, y no se ofendan los fans por no dedicarles el respeto que se merecen, pero no he visto ninguna, así que no puedo escribir mucho sobre ellas ni describirlas con la pasión de las que están arriba. Son series que están en mi lista de pendientes, algunas desde hace más de una década. Pero, las he incluido porque forman parte de un grupo que tiene admiradores y gente que hable bien de ellas para tirar al techo, son parte de la cultura pop, o son de culto.

Los Soprano es la TV lo que El Padrino o Goodfellas es al cine. Los expedientes secretos X son una serie de culto de los amantes de la ciencia ficción, no conocer los nombres de Mulder y Scully es haber vivido en un roca toda una década televisiva. The Wire es considerada una de las mejores series de la historia, en tronos que solo pueden ostentar monstruos como Breaking Bad y es uno de mis grandes pendientes. The Shield es otro peso pesado que nunca llamó mi atención hasta que me junté con las personas indicadas. Y por último Battlestar Galactica me dijeron que debía incluirla o me destruirían en los comentarios, nunca he sido muy fan de la ciencia ficción de este tipo, pero es una serie de culto que marcó una generación y que merece mención aparte.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.