El apagón analógico en México es un tema que tiene tiempo circulando, pero cuya realización definitiva se ha visto difusa desde hace mucho, a pesar de haber sido determinado como uno de los temas prioritarios desde la formación del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT). La realidad es que la agenda mediática y la urgencia por finalizar el dictamen de las compañías del ramo de telecomunicaciones consideradas como preponderantes, en razón de su grado de ocupación y dominio del mercado, fueron factores que mermaron este tema hasta volverlo secundario. Ahora, el IFT ha comunicado su resolución final en cuanto a este asunto, decretando a América Móvil y Televisa como predominantes y publicando de paso en el Diario Oficial de la Federación la licitación pública para los nuevos canales de TV que formarán parte de la cadena abierta de programación en México, lo que pone de nuevo sobre la mesa al apagón analógico, sus consecuencias, los posibles competidores que ingresarán a la licitación y las consecuencias político sociales que podría implicar este cambio.

19 mil millones en pantallas, ¿con qué fin?

Las beneficiadas son las televisoras. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) a principios de mes dio a conocer el resultado de una licitación pública (como la de los canales abiertos de TV), en la que dos compañías fueron elegidas para comenzar a distribuir y ofrecer cerca de 120 mil televisores de 24 pulgadas, con la finalidad de "apoyar" a las familias fuera de posibilidades para adquirir una pantalla LCD con la eventual llegada del apagón analógico, con el que sus viejos televisores quedarían inservibles. Sin embargo, este movimiento se ha convertido en punto de polémica, ya que representa una inversión inicial de más de 19 mil millones de pesos, cerca de mi 1.500 millones de dólares, para obsequiar estos aparatos entre las familias de menos recursos. Con elecciones el próximo 2015 y con las agendas coincidentes, algunos medios no han tenido reparo en acusar la medida de proselitista, en especial cuando la anterior administración, en la primera etapa del proceso del apagón, decidió distribuir decodificadores en vez de las pantallas completas.

Gerardo Ruiz Esparza, secretario de la SCT señaló que en realidad se decantaron por las pantallas para la población en "marginación y pobreza" por órdenes presidenciales directas de su mandatario Enrique Peña Nieto. La cifra de dinero destinada a la adquisición de estos televisores es considerable y ha levantado debate, pero también pone el foco indirectamente en la situación de la licitación por los nuevos canales de televisión abierta, ya que a final de cuentas los otros beneficiados de que estos aparatos estén en los hogares mexicanos son las televisoras.

Las contendientes

Apagón analógico

América Móvil es uno de los posibles competidores. De acuerdo con el diario El Financiero América Móvil, Grupo Imagen, MVS Comunicaciones, Megacable, Grupo Pegaso, El Universal, Grupo Fórmula, Grupo Casa Saba y Grupo Radio Centro, son consideradas como las nueve compañías principales del ramo general de telecomunicaciones y medios (a excepción de Casa Saba) que podrían participar en la licitación de las dos nuevas cadenas de televisión abierta en México. Actualmente Televisa, que fue ya decretada como agente preponderante, y TV Azteca son dueños conjuntos de cerca del 95% de las concesiones y el 99% de los ingresos por publicidad, según informa la publicación. En su momento, Fernando Borjón, comisionado del IFT, señaló que existían al menos 10 grupos de inversionistas interesados en participar en la licitación de estos canales de TV abiertos, a la par que durante la apertura de este eventual suceso se habló incluso de la probable participación de empresas extranjeras que podrían encontrar en este movimiento la oportunidad para instalarse en el mercado nacional. Uno de los contendientes más fuertes es América Móvil, quienes ya han tenido su primera incursión en el terreno de la transmisión de contenidos con los Juegos de Invierno de Sochi 2014 a través de su canal online Uno TV, sin embargo las demás compañías también se muestran fuertes y como serios prospectos.

Por lo pronto, el panorama muestra bastantes matices, entre los distintos cambios, el dictamen adverso contra América Móvil como empresa de telefonía celular, la confirmación de Televisa como empresa preponderante y la distribución masiva de pantallas por el apagón analógico, el desenlace de la licitación por estos dos canales de TV abierta luce lejano y casi impredecible.