Desde hace meses, los principales operadores de España andan divididos, y enfrentados, en "dos grandes bandos" como resultado de sus distintos acuerdos de colaboración. Por un lado tenemos a Telefónica que ha sellado acuerdos con Yoigo y Jazztel y, por otro lado, a Orange y Vodafone que han unido esfuerzos para hacer frente a su mayor competidor, Telefónica. Desde el Encuentro de las Telecomunicaciones del pasado mes de septiembre, tanto Orange como Vodafone expresaron su disconformidad con estos acuerdos y reclamaron a la CNMC una revisión de los precios de acceso a los conductos y verticales propiedad de Telefónica; un desacuerdo que finalmente se ha materializado en una denuncia formal de Vodafone a Telefónica ante la CNMC.

Vodafone ha denunciado a Telefónica ante la CNMC (Comisión Nacional de Mercados y Competencia, el nuevo organismo regulador del mercado que absorbió las competencias de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones) y la causa no es para tomársela a broma porque alegan que Telefónica está implementando un monopolio en el mercado de la fibra óptica y, por tanto, trasladando el nuevo mercado de las redes de nueva generación la posición ventajosa (operador incumbente) que ya ostentaban en el mercado del par de cobre.

¿Y dónde ve el monopolio Vodafone? Según la denuncia Vodafone, los acuerdos suscritos por Telefónica con Jazztel y Yoigo son discriminatorios con el resto de operadores alternativos; son operadores seleccionados por Telefónica que se ven beneficiados del acceso a sus infraestructuras. Recuerdo bien en el Encuentro de las Telecomunicaciones de Santander tanto a Vodafone como a Orange comentar en sus intervenciones que Yoigo iba a ofrecer servicio de FTTH sin haber desplegado nada y, precisamente, este es uno de los aspectos que se denuncia así como el "acceso ventajoso" de Jazztel a las conducciones de Telefónica (que para Orange y Vodafone están a "precios abusivos" a pesar de estar regulados por la CNMC). Si a estos dos aspectos le sumamos la agresiva oferta convergente que está haciendo Telefónica (combinando servicios) que para operadores como Orange y Vodafone es complicado de replicar, creo que nos podemos hacer una idea del escenario de perjuicio que Vodafone quiere transmitir en su denuncia.

Vodafone, que es el firmante de esta denuncia, solicita que la CNMC actúe con medidas cautelares que permitan "equilibrar la balanza" en el mercado y le permita poder competir en "igualdad de condiciones". En este sentido, Vodafone solicita tener acceso, como mayorista, a la red FTTH de Telefónica de la misma manera que la tiene Yoigo; de esta forma, podrían ofrecer 50 Mbps y 100 Mbps en aquellas zonas a las que su despliegue aún no ha llegado. También han pedido que la CNMC fije nuevos precios, más realistas y adaptados a costes, para los conductos verticales y, de esta forma, tener un escenario similar al que se encuentra Jazztel.

Por si todo esto fuese poco, Vodafone quiere que la CNMC reconozca que Telefónica está actuando con malas prácticas y, por tanto, solicita medidas para que eviten los "despliegues ineficientes" que alternativos como ellos mismos u Orange se están encontrando.

El acuerdo de Telefónica con Yoigo ya fue denunciado ante la CNMC y se pidió que, cautelarmente, se invalidase la "cesión de infraestructuras" aunque este hecho no se llegó a producir. Con esta nueva denuncia, la competencia se hace algo más tensa en un mercado en el que los servicios FTTH van a dar mucho que hablar en los próximos meses con las ofertas comerciales de Vodafone y Orange.

👇 Más en Hipertextual