En otras ocasiones hemos hablado de cómo los smartphones y tablets están arrasando con el mercado de los videojuegos móviles. iOS y Android han ido eclipsando a las videoconsolas portátiles de Nintendo y Sony, algo impensable hace unos años y que está ocasionando que compañías establecidas empiecen a tambalearse.

Un nuevo informe publicado por IDC y App Annie demuestra la salud que tiene este mercado en ambos sistemas operativos móviles. Lo interesante es que Android ha cuadruplicado los beneficios con respecto al año pasado, alcanzando ya a las videoconsolas portátiles.

En iOS obtienen el doble de beneficios con respecto al año anterior
iOS sigue dominando cómodamente, llegando a doblar los beneficios con respecto al año anterior. La guerra entre el sistema de operativo de Apple y Google sigue reñida, aunque es cierto que pese a existir muchos más dispositivos con Android, los beneficios siguen siendo muy inferiores con respecto a los del App Store.

De todos modos, esto podría cambiar rápidamente si Android sigue creciendo a la rapidez que presenta en el informe de este año. El sistema operativo sigue mejorando en cuanto a disponibilidad de aplicaciones, fluidez de la plataforma y calidad de los terminales. Aspectos que han determinado que sus beneficios se multipliquen por cuatro en tan sólo un año.

Gratis para ti, más dinero para mí

videojuegos portátiles

El modelo freemium ha sido un gran acierto en videojuegos casualesCuriosamente, los títulos que encabezan la lista de juegos más descargados y que más beneficios han conseguido son gratuitos. El modelo freemium sigue siendo uno de los principales aciertos que ha tenido la industria de videojuegos casuales.

Juegos como Candy Crush Saga, Clash of Clans o Puzzle & Dragons comparten esta característica y aparecen en el top 5 de Android y iOS. Parece que los usuarios prefieren probar primero y luego, si creen que merece la pena, aportar una cantidad para conseguir desbloquear ciertas funcionalidades o avanzar más rápidamente.

3DS vs PS Vita, no es la verdadera batalla

videojuegos portátiles

La rivalidad entre las videoconsolas portátiles siempre ha sido un clásico en el mercado de los videojuegos. De Nintendo vs Sega, hemos pasado a una batalla entre otras dos compañías japonesas: Sony vs Nintendo, la cual tiene un claro vencedor.

A Nintendo le sigue funcionando la misma "fórmula"En otras ocasiones hemos hablado del éxito de la 3DS con respecto a las portátiles de Sony, llegando a los 11 millones de consolas y 16 millones de juegos vendidos en 2013. Los videojuegos de la franquicia (Pokémon, Animal Crossing, Mario, Zelda, etc.) consiguen seguir enganchando a muchísimos fans a pesar de seguir repitiendo la misma fórmula con el paso de los años.

Sony no dispone de esa comunidad tan específica y vemos como la videoconsola de Nintendo triplica las ventas conseguidas por PSP y PS Vita juntas, algo que nos da una mayor perspectiva del éxito aplastante de una plataforma sobre la otra.

De todos modos, si algo comparten ambas compañías es un "enemigo" común: los dispositivos móviles. Las ventas de ambas compañías combinadas ya están siendo alcanzadas por Android y superadas con mucho margen por iOS. Con este panorama, veo muy complicado que una siguiente generación pueda tener alguna posibilidad de competir contra el avance y aceptación de smartphones y tablets.

Cruce de caminos

videojuegos portátiles

La situación de ambas compañías es delicada. El camino a elegir ante una futura generación de videoconsolas portátiles no está nada claro. De seguir con la tendencia continuista, apostando por renovar el hardware y repetir la misma experiencia que en las consolas "normales", sólo conseguirían seguir hundiéndose más rápidamente.

No hay nada más portátil que lo que llevas siempre
La premisa de las consolas portátiles es: "llévatela a dónde quiera que vayas". Lo cierto es que no podemos despegarnos de nuestros smartphones y tablets, convirtiéndose en una llave suiza para todas nuestras necesidades digitales: audio, juegos, comunicaciones, fotografía, ect.

Nintendo sabe que los usuarios están deseando que hagan de una vez juegos para smartphones, decisión que los cubriría de oro instantáneamente, aunque a la vez estarían dinamitando el mercado de las videoconsolas portátiles, uno de sus principales pilares. Imagino que es casi una cuestión de orgullo, pero creo que llegará un momento en el que habrá que mirar más por la "salud" y las posibilidades que por los sueños ya inalcanzables.