Cuando Apple presentó en septiembre el iPhone 5s, nos sorprendió a todos con un dispositivo que encerraba en su interior el procesador A7 de 64 bits; poco después, al presentar el iPad Air, los de Cupertino repitieron la fórmula y dotaron el iPad Air también de este procesador que, en el fondo, nos muestra que la llamada era Post-PC se sigue consolidando. La apuesta de Apple por los 64 bits, evidentemente, no va a ser un hecho aislado y fabricantes como Samsung también van a caminar por esta senda e, incluso, el ecosistema Windows también pretende apostar por los 64-bits en los dispositivos móviles.

Parece que en este MWC, además de ver un smartphone de Nokia con Android (o al menos eso dicen los rumores), también veremos tablets con Windows 8.1 en 64-bits; dicho de otra forma, los rumores apuntan a que algún fabricante dará el gran salto con una tablet con Windows 8.1 y un procesador de 64-bits, concretamente, los procesadores Intel Bay Trail. Según apuntan estos rumores, son varios los fabricantes que apuestan por los procesadores Intel Bay Trail para sus tablets y, seguramente, veamos en el MWC algunos modelos de dispositivos tanto en 32-bits como en 64-bits; una interesante distinción que parece trazar una línea divisoria entre el segmento de usuario final y el segmento empresarial.

¿Y tiene sentido esta distinción? Si lo miramos desde la óptica de la empresa, creo que no es nada descabellado. Uno de los puntos fuertes de la convergencia del ecosistema Windows en lo que se refiere a tablets y PCs es que, en ambos dispositivos, usamos la misma plataforma (Windows 8.1) ; por tanto, dentro del sector corporativo es interesante esta homogeneidad para definir un entorno operativo idéntico (configuración, permisos, aplicaciones instaladas, políticas de seguridad...) tanto en tablets como en PCs. Si tenemos un parque de PCs que soportan 64-bits, tiene sentido dar el salto hacia tablets que también caminen por esta misma senda.

Brian Krzanich, el CEO de Intel, ya comentó durante el CES que trabajan con procesadores de 64-bits con un claro enfoque en los dispositivos móviles pero, teniendo en cuenta que Android es una plataforma de 32-bits, está claro que el gran candidato para recibir este salto tecnológico es el ecosistema Windows.

La ventaja de esto, además de la posibilidad de dotar de mayor memoria RAM a las tablets, está en el precio y en la autonomía del dispositivo. La adopción de los procesadores Intel Bay Trail, frente a las apuestas actuales por procesadores Haswell en la gama profesional, permitirá hacer dispositivos con buenas prestaciones y precios competitivos (algo más bajos que los de Surface Pro 2), lo cual es una muy buena noticia.

Hablar de la era Post-PC suele generar mucha controversia pero si realmente vemos en este MWC una tablet con procesador de 64-bits y Windows 8.1, creo que no nos quedarán muchas dudas sobre la consolidación de la era Post-PC (máxime si dicha tablet, al igual que Surface Pro 2, llega con una dock para trabajar en "modo desktop").

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.