Por varios años los que somos usuarios (y fanáticos) del sistema operativo del androide verde soñamos con ver nacer un terminal que funcionase a base de esta plataforma y llevara el sello de Nokia. Los rumores de un Nokia con Android sonaron por mucho tiempo; sin embargo, y especialmente desde que Stephen Elop tomó las riendas de la finlandesa y comenzó su aventura con Windows Phone, la ilusión se difuminaba. ¿Seguía teniendo sentido a estas alturas un Nokia con Android?

Tremenda sorpresa nos hemos llevado durante el MWC 2014 con la presentación oficial de la familia Nokia X, una nueva gama de Nokia que lleva Android en sus venas. Más curioso aún que la línea debuta en plena transición de la empresa, que está siendo absorbida por Microsoft, padre de Windows Phone al que esta movida no le debe haber hecho nada de gracia.

Pero los Nokia X, Nokia X+ y XL son oficiales y, de hecho, Elop asegura que son el inicio de una nueva gama que tiene muchos otros dispositivos planteados para su futuro... a menos que Microsoft la mate inmediátamente al completarse la adquisición (algo que podemos esperar con casi toda seguridad, lamentablemente).

Aún así, la propuesta de Nokia X nace como una propuesta muy interesante, dado que realmente no funciona con Android como tal, sino que se basa por completo en AOSP (Android Open Source Project), aprovechando lo que queda de libertad en la plataforma y adaptándolo a su gusto. Algunos lo llaman una locura o desastre, yo lo llamo una estrategia acertada que exprime a su manera lo mejor de dos mundos.

Lo mejor de dos mundos, en la gama baja

Que para muchos Android sea sinónimo de "abierto y libre" no es ningún secreto; pero esto dista mucho de ser realidad. Puede que en algún momento Android, o mejor dicho, AOSP, fuera todo lo que prometían sus responsables; sin embargo, y aunque soy usuario de Android (y aficionado a la plataforma, en lo que cabe), AOSP se ha cerrado mucho... Google lo ha cerrado mucho, y el hecho de que Jean-Baptiste Quéru se haya ido del proyecto es un gran indicio de que las cosas no son como antes.

Nokia X amarillo

Amazon demostró que se puede aprovechar la esencia de AOSP para ofrecer una plataforma propia, con corazón Android. Nokia está haciendo lo mismo.

La mayor diferencia entre un dispositivo Android "normal" y un Nokia X no se encuentra en su interfaz, se encuentra en que los Nokia X al ser un fork no cuentan con soporte nativo a las GApps, es decir, a GMail, Chrome, Google Maps, etcétera... No, Nokia X se basa en los servicios de Microsoft como una especie de "trampa" para enamorar al usuario, y esto no tiene nada de malo. Todo lo contrario, es una estrategia acertada que une lo mejor de dos mundos.

Nokia quiere aprovechar el ecosistema Android para atraer uusarios a su propia plataforma de serviciosMientras que Windows Phone todavía no permite a los fabricantes ofrecer terminales con un precio inferior a los 100 dólares, y viendo el éxito del Lumia 520 con su costo de 150 dólares, hacía falta una opción más barata entre los smartphones de Nokia, sin llegar a la gama Asha, la cual no fue eliminada como llegué a pensar y arriesgarme a apostar en mis escritos.

Nuevamente, el Lumia 520 demuestra lo que puede lograr la empresa en cuanto a calidad en dispositivos baratos. Desarrollar teléfonos Nokia con Android que no parecen llevar Android pero aprovechan el ecosistema de aplicaciones Android, era una movida natural (con todo y la horrible redundancia) para satisfacer este mercado.

El precio de los Nokia X es ridículamente bajo, y aún así según hemos comprobado en nuestras primeras impresiones ofrece, una calidad decente de uso, fluidez aceptable y un buen catálogo de aplicaciones, dado que claro, puede aprovechar casi todo el catálogo de Google Play, sin tener acceso a Google Play; dado que todas las aplicaciones las ofrecen desde Nokia Store.

Ningún Android de ese precio se le acerca

Al igual que pasó en su momento con la gama de precio de los 150-180 dólares, en la cual ningún terminal de ese precio alcanzaba en calidad al Lumia 520 (hasta que llegó el Moto G), sucede lo mismo con la gama Nokia X. Estos dispositivos cuentan con un precio desde los 80 a 110 euros y ningún Android en ese rango se le acerca, un punto muy a su favor.

nokia x

Integración con OneDrive, Skype y Nokia HERE para marcar la diferenciaNokia marca la diferencia de esta manera, ofreciendo una nueva plataforma a la cual los desarrolladores pueden llevar sus aplicaciones. Una gama dirigida a mercados emergentes que puede tener un gran impacto... siempre y cuando siga viva.

Me parece que es injusto catalogar a un Nokia X como un "móvil Android", porque no lo es. Android es sinónimo de Google Apps y servicios de la casa del buscador, esta vez se valen de OneDrive, Skype, Outlook.com y el ecosistema Microsoft y Nokia para no solo atraer usuarios a éste, sino también, en general, ofrecer un mejor producto que la competencia en este rango.

Puede ser un gran desafío a Google, si se lo propone.

Solo queda ver si los Nokia X no mueren en uno o dos meses, cuando la adquisición por Microsoft sea concretada en definitiva, y Stephen Elop desocupe la silla de CEO de Nokia. Sería una lástima ver morir esta gama tan rápido y de esa forma.