En la actualidad, darte de alta en un servicio o probar una aplicación es un proceso muy simple, algo que contrasta con otras décadas, donde era más "rudimentario". Un vídeo humorístico recrea cómo habría sido Instagram si hubiese sido lanzado en los años 80, haciendo el proceso de editar las fotos mucho más analógico que digital.

El canal de YouTube SquirrelMonkey es famoso por hacer este tipo de genialidades, transportando al pasado productos como Twitter, Facebook, Google o Angry Birds. Gracias a su trabajo e imaginación podemos comprobar lo complicado que sería operar con este tipo de servicios hace 30 años.

Proceso que te convertiría en el "hipster supremo"
Después de rellenar el formulario necesario y enviarlo por carta, el usuario tiene que seleccionar las fotografías que quiere enviar a Instagram. Obviamente, hablamos de enviar los negativos con las imágenes seleccionadas. Posteriormente, nos llegaría en un sobre un disquete un casete con las imágenes digitalizadas, a las cuales le podríamos aplicar los famosos filtros.

Este tipo de vídeos nos ayuda a recordar una época en la que todo era mucho más complicado. Procesos que ahora nos llevan segundos antes se hubieran convertido en una auténtica odisea digital. De todos modos, Instagram se ha tachado muchas veces de "fenónemo hipster". Utilizar este sistema de disquetes en la actualidad te convertiría, sin duda, en el hipster supremo.