Finalizábamos el año pasado con el pensamiento de que 2014 sería "el año de los wearables". Todos los fabricantes parecían estar centrados en el desarrollo de su propia versión y en este Mobile World Congress estamos viendo cómo estas predicciones no iban muy desencaminadas. Samsung ha hecho con el Gear Fit su propia apuesta y los resultados llaman mucho la atención.

La compañía llega escaldada de la recepción por parte del público del primer Galaxy Gear, un producto que no acabó de cuajar por su relación calidad - precio y por lanzarse con un sistema operativo inacabado. Con la Gear Fit parecen haber aprendido, en cierto modo la lección, simplificando y refinando todos los detalles.

Lo que más me ha gustado es el hardware y la manera en que está construido. La correa está integrada y se siente muy bien, es muy ligera y se adapta a todo tipo de tamaños. Eso es quizá uno de los puntos ganadores: es cómoda, se adapta perfectamente y se siente muy bien una vez puesto.

Primera pulsera que aprovecha la curvatura del brazo con una pantalla
La pantalla también sobresale por su calidad: táctil, curvada y de forma rectangular. Tiene el contraste característico de las pantallas de Samsung y se ve perfectamente desde cualquier ángulo. Me gusta la forma que han elegido, utilizando la propia curvatura del brazo y construyendo una pantalla sobre él. Han sabido recoger la herencia de productos como la Nike+ FuelBand y llevarlo un paso más allá.

En cuanto a la autonomía, afirman que la batería tiene una autonomía de tres a cuatro días (en usuarios que hagan un uso exhaustivo de ellas). Además, al igual que el Galaxy S5, es resistente al agua y polvo. Todas estas, características imprescindibles para un producto que supuestamente llevarás la mayor parte del tiempo contigo.

Refinando interfaces

Samsung Gear 3

Al igual que en el Galaxy Gear, nos encontramos ante una pantalla táctil, la cual tendremos que manejar mediante gestos. Se agradecería algún gesto extra (hacia arriba, abajo...) para poder acceder directamente a algún apartado (por ejemplo configuración).

Entre sus funcionalidades nos encontramos con podómetro, medidor de ritmo cardíaco, poder manejar multimedia o mostrar notificaciones. Samsung no es famosa por interfaces que llamen la atención, pero este producto presenta unos menús y una estética por encima de lo que nos tiene acostumbrados.

Me gustaría ver cómo avanza este producto y si le añaden más opciones de personalización a través de la aplicación del móvil. Lo ideal sería poder cambiar detalles como la interfaz del reloj, ya que por el momento la única posibilidad es modificar el fondo de pantalla que aparece detrás de cada menú.

Disponible en "esta galaxia"

Samsung Gear Fit 2

Exclusivo para smartphones de la "familia Galaxy"
Se espera que este producto e está disponible a principios del mes de abril. El precio no se ha revelado pero afirman que será "razonable". Ese será, sin duda, uno de los aspectos más importantes, ya que, de ser competitivo hará que muchos usuarios ignoren por completo productos como la FuelBand o Fitbit.

El máximo problema que le veo es que sólo será compatible com productos de la familia Galaxy. Si atendemos a los números, no estamos hablando de pocos usuarios, pero creo que Samsung debería replantear su estrategia para productos como la Gear Fit y hacerlos llegar a un mayor número de personas, ya que podría ser la puerta de entrada a esa "familia Galaxy" que tanto buscan potenciar.