chica con smartphone
Imagen de: SJL

Entre la vorágine de tecnología en la que se sumen compañías como Apple hay un apartado increíblemente importante para los usuario y que suele pasar completamente desapercibido: la medicina. Ésta es a la vez un factor de calidad de vida y **un negocio muy lucrativo**. Y, cómo no, a Apple no se le pasa esto por alto.

Precisamente y a la luz de las afirmaciones de Tim Cook sobre la intención de la compañía de entrar en el mercado con nuevas categorías de producto junto con una gran de noticias relacionadas con la salud nos hace pensar si no veremos la huella de Apple en medicina creciendo poco a poco. Probablemente sí, y es que, como decíamos, la compañía sabe que uno de los sectores que más dinero bruto (y neto) mueve es precisamente el sector de las ciencias de la salud. Hasta ahora casi todas las grandes compañías tienen sus tentáculos, escondidos y silenciosos, retorciéndose dentro de este mundo. Pero con la futura y esperada llegada del iWatch muchos son los rumores que hablan de un dispositivo orientado no solo a la comodidad, sino también **a la salud**. Un dispositivo llevado por todos, con montones de posibilidades y que nos ponga las cosas más fáciles a la hora de controlar nuestra salud.

La revolución accidental de Apple en medicina

Hace ya un tiempo nuestro compañero, Juan Díaz, hacía una magnífica reseña sobre el impacto del iPad y el iPhone en el mundo de la medicina según su punto de vista médico y como usuario de Apple. Lo cierto es que Apple, tal vez sin pretenderlo, ha revolucionado en gran medida el mundo de la medicina en cuanto a la experiencia con el paciente o **el trabajo cotidiano del doctor**. Ya en 2012 un estudio mostraba como entre el 60% de los profesionales de la salud en Manhattan poseía un dispositivo de Apple. La conocida App Medscape, muy específica de la procesión, lleva años entre las más descargadas de la App Store.

Apple en Medicina

Pero la presencia de Apple en medicina va a más. Algunas prestigiosas universidades estadounidenses han tratado de **sustituir por completo el papel** por iPads y ya existen hospitales «sin papel» desde hace un Hace ya tiempo que existen los hospitales donde se sustituye el papel por iPadstiempo. Varias asociaciones sin ánimo de lucro proveen de iPads y iPhones a la par que de otros elementos médicos para hacer seguimientos y tratar a poblaciones de zonas tales como Kenya o Haiti. Los pacientes a su vez también se ven beneficiados.

Existen aplicaciones para estar en contacto directo con nuestro médico con un iPad desde las cuales puede monitorizarnos y que resultan imprescindibles en casos graves. Otras están desarrolladas para el **mejorar el efecto de ciertos medicamentos** o ayudarnos en algunas terapias. Incluso algunas App como SkinVision permiten recibir un análisis casi instantáneo de una mancha en la piel con solo fotografiarla con nuestro iPhone, algo increíblemente valioso para **reducir el peligro de un potencia melanoma**. Sin quererlo, la tecnología diseñada para estar a la última y ofrecernos más comodidades, a la par que superar a sus competidores, ha abierto una serie de oportunidades inesperadas dentro del mundo médico.

El negocio de la salud

El asunto, todo hay que decirlo, no se queda en un suceso meramente casual. Si atendemos a los movimientos que lleva haciendo la compañía desde hace ya al menos un año y medio, puede que más, parece que Apple está verdaderamente interesada en el negocio de la salud. No hace mucho nos enterábamos de que Apple ha contratado recientemente a Michael O’Reilly, el médico tras iSpO2 Pulse, un oxímetro que funciona con iOS analizando los valores obtenidos por el aparato. Unos meses antes nos enteramos de la captación de Nancy Dougherty y Ravi Narasimhan.

Apple en medicina

La primera es una experta ingeniera antes miembro de Sano Intelligence, una startup dedicada a los **sensores biométricos**. Narasimhan de Vital Connect, otra importante firma dedicada a este tipo de sensores. Pero la cosa no se para con ellos dos. El goteo constante de añadidos al equipo de Apple ha sido constante: Ueyn Block, experto en sensores ópticos, Todd Whitehurst con gran experiencia en la tecnología detectora de Muchos son ya los expertos, médicos, ingenieros e investigadores contratadosglucemia o Jay Blahnik consultor experto en fitness. Como vemos todo un elenco de profesionales de la salud respaldan los rumores de que el hueco que quiere hacerse Apple en medicina.

Y para ello, como decíamos, ¿qué mejor oportunidad que lanzarse al mercado con el iWatch?. Un dispositivo que no solo resultaría lo último en una tecnología de moda sino que acercaría el mundo médico más aún al usuario. Si se cumplen todos los rumores alrededor del dispositivo, lo que podríamos encontrarnos es un gadget capaz de mantener una **monitorización casi absoluta** de nuestros factores fisológicos básicos por un precio asequible, de manera que pudiera incluso alertarnos antes una cambio brusco de sus parámetros. De esta forma podríamos **prevenir algunos problemas** antes de que surgiesen o descargar un perfil con los últimos datos biométricos de nuestras constantes en un segundo cuando visitemos a nuestro médico. Y eso solo pensando en el rumoreado iWatch. Está claro que la huella de Apple en medicina no se quedará solamente ahí, si así lo quieren. El equipo técnico detrás de toda esta innovación es extremadamente potente y si Apple sigue sacándole partido, esta revolución de la medicina, accidental o no, continuará para adelante.

Participa en la conversación

5 Comentarios

Participa en la conversación, deja tu comentario