En Nissan se han propuesto renovar los parqués automovilísticos de los taxis de algunas de las grandes ciudades como Nueva York y Barcelona. Hoy han presentado la renovación de una propuesta realizada hace años a la alcaldía de Londres que no terminó de cuajar, pero con esta nueva versión de lo que debería ser el taxi de Londres prometen contentar a ciudadanos, taxistas y políticos.

Los cambios estéticos son bastante ligeros y tan solo se han modificado los faros delanteros, que ahora son redondos, y la parrilla, que ahora adopta las formas de los típicos taxis negros de hace años. Como exige la normativa londinense, el taxi de Londres creado por Nissan tiene un radio de giro de 25 pies (7,6 metros). Pero el mayor cambio se encuentra bajo el capó.

En 2020 todos los taxis de Londres deberán ser eléctricos.

Nissan ofrecerá dos mecánicas para el futuro taxi de Londres. La primera de ellas es un convencional 1.6 litros gasolina equipada con una caja de cambios automática y la segunda opción será 100% eléctrica y basará su configuración en el e-NV200 y en el Leaf. El primero de ellos llegará a finales de este año y el modelo más respetuoso con el medio ambiente hará lo mismo a lo largo de 2015. Nissan no ha publicado las especificaciones técnicas sobre esta modificación del e-NV200 pero estimamos que serán similares a las del modelo original con unos 160 kilómetros de autonomía gracias a unas baterías de 24 kWh de capacidad.

Estoy convencido que la variante eléctrica, si su precio no es demasiado alto, se venderá bastante bien porque un taxista si tiene la infraestructura necesaria puede amortizarlo sin problema alguno.

¿Qué supone la llegada de un taxi eléctrico a las grandes ciudades?

El objetivo a medio plazo de Nissan es electrificar sus vehículos lo máximo posible y además de vender a los particulares este tipo de modelos, los responsables han pensado que la gente tiene que verlos por la calle, tienen que montarse en ellos de manera habitual y notar que no son tan diferentes. Tan solo hay que saber usarlos y tener muy claras sus limitaciones.

Si las ciudades más icónicas del mundo, caso de Barcelona, Tokio, Londres y Nueva York, emplean de manera habitual este tipo de movilidad en sus ciudades la gente lo verá como algo normal. Además, se ayuda a fomentar, por parte de las administraciones públicas, la instalación de puntos de recarga repartidos por la ciudad.

El taxi de Londres se fabricará en Barcelona.

Los contratos que firma Nissan con estos ayuntamientos son de larga duración (unos 10 años). Cambiar la flota de taxis de una gran ciudad no se hace con el chascar de los dedos sino que toma bastante tiempo, en algunos casos años. Sabiendo que en relativamente pocos años algunas zonas de este tipo de ciudades verán como el tráfico se restringe de manera total o parcial a vehículos contaminantes, apostar por el coche eléctrico ahora mismo no parece mala idea.

La alcaldía de Londres se puso como objetivo convertir toda la flota de taxis a vehículos eléctricos para 2020, algo a lo que ayudará la propuesta de Nissan.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.