Quemar después de leer: ¿es la fórmula de Snapchat el futuro de la mensajería instantánea?

En los últimos meses se ha estado hablando mucho de Snapchat a pesar de ser un servicio que, principalmente, se utiliza en Estados Unidos. Hay que reconocer que la oferta de Snapchat está funcionando extraordinariamente bien y, por ejemplo, en un solo día se llegan a intercambiar alrededor de 400 millones de fotos a través de este servicio de mensajería que aplica fielmente eso de "quemar después de leer". Enviar un mensaje y que éste se borre a los pocos segundos se ha convertido en una fórmula que Facebook ha intentado imitar con Poke y que también tiene ya su propia versión para empresas en Confide.

Mensajes que caducan y se autodestruyen, ¿ese es el futuro de la mensajería instantánea?

Facebook no es, precisamente, la más original del mundo y antes de hacerse con Instagram intentó "clonar" el servicio añadiendo filtros a Facebook Camera; de hecho, con Snapchat le ha pasado algo similar porque lanzaron Poke y, según comentó el Wall Street Journal hace poco, intentaron comprar Snapchat por 2.300 millones de dólares y recibieron un "no" por respuesta.

¿Y qué se debe el interés de Facebook? ¿Realmente estamos tan interesados en este tipo de fórmulas de mensajería? Los datos de Snapchat, al menos en Estados Unidos, sí que están validando el modelo del servicio. Alrededor de un 9% de los usuarios de dispositivos móviles de Estados Unidos están usando Snapchat; un 9% en Estados Unidos se traduce en 26 millones de usuarios que llegan a intercambiar 400 millones de imágenes al día y han provocado un crecimiento en la base de usuarios de un 3.400% en apenas un año. Si tomamos como referencia el dato de que, en un día, se intercambian en Facebook 350 millones de fotos a nivel global, los 400 millones de imágenes que circulan al día en Snapchat parecen dejarnos claro que los mensajes efímeros son interesantes para los usuarios.

En Snapchat llegan a intercambiarse más imágenes en un día que en Facebook

Las cifras de Snapchat, sin duda, validan bien el modelo que plantea el servicio pero ¿los "mensajes efímeros" son el futuro de la mensajería instantánea o son un complemento? Particularmente, creo que este tipo de fórmulas son más un complemento que la evolución natural de este segmento; es un caso de uso muy particular: enviar algo sin que luego quede rastro.

Bordear la trazabilidad de un mensaje es un requisito extremadamente concreto que ha encajado bien en prácticas como el sexting porque minimiza el riesgo de que alguien pueda hacer copias de los contenidos o mensajes intercambiados y terminen saliendo fuera del ámbito privado. De todas formas, los adolescentes y los que practican el sexting no han sido los únicos públicos objetivo de estos servicios y, tal y como comentábamos al principio, un antiguo ejecutivo de AOL se ha lanzado también al mundo de la "mensajería efímera" con un público muy singular: las empresas.

¿Mensajería efímera en las empresas? Aunque pueda sonar raro y nos venga a la cabeza alguna escena de "Mission Impossible" con eso de "este mensaje se autodestruirá en 5 segundos", realmente tiene muchísimo sentido.

El SMS, el correo electrónico o servicios como BBM o WhatsApp, o incluso los mensajes directos de Twitter, dejan registro de todo lo que se dice; todos hemos guardado correos electrónicos profesionales "por si acaso" hubiese que usarlos para demostrar que alguien dijo o decidió algo que luego puede negar y, claro está, no son medios para hablar "off the record". Una conversación telefónica también es susceptible de grabarse o terminar en un "manos libres" sin que lo sepa el que está al otro extremo; un entorno complejo en el que también podrían tener cabida servicios similares a los de Snapchat (y, de hecho, ese es el objetivo que persigue Confide).

Los mensajes que no dejan rastro son una interesante oferta complementaria a la mensajería instantánea pero no la sustituirán.

Snapchat sigue estando muy focalizado en Estados Unidos pero ha suscitado mucho interés en empresas como Facebook (también se ha llegado a hablar de un acercamiento por parte de Google) y parece que, realmente, hay mercado en este tipo de fórmulas. No creo que este tipo de servicios vayan a barrer el segmento de la mensajería instantánea; dudo mucho que la gente abrace con tanta fuerza estos "mensajes efímeros" como para dejar de lado Line, WhatsApp o BBM.

Lo que sí que es cierto es que Snapchat o Poke, aunque nos puedan parecer minoritarios en uso, sí que han sabido encontrar una gran oportunidad de negocio al cubrir ese vacío del "anonimato aparente" (aunque sabemos que nunca es del todo real) que las comunicaciones electrónicas no eran capaces de ofrecer a los usuarios.

hazte socio

Recomendados