Google Glass

En los últimos años, la palabra patente suele venir acompañada de litigio y demandas. Dentro del sector tecnológico, son muchas las empresas que han usado las patentes como artillería contra su competencia; largos y costosos litigios entre gigantes del sector y, como no, situaciones paradójicas como los ingresos de Microsoft por las patentes que pesan sobre Android (2.000 millones de dólares al año ingresan los de Redmond en este sentido).

Samsung y Google compartirán sus patentes.

Poco a poco, la encarnizada batalla ha ido dando paso a "cierta paz" en la que las compañías han firmado acuerdos de colaboración para compartir sus patentes y, por tanto, evitar enfrentamientos que no servían para nada más que para el desgaste. Con la adquisición de Motorola, Google se hizo con una impresionante cartera de patentes; una potente arma arrojadiza que el sector miró con cierto temor cuando se conoció la operación en agosto de 2011. A pesar de los temores iniciales, y que Google ha reflotado Motorola con la idea de hacer cosas de gran impacto, los de Mountain View han optado por la vía diplomática y, hoy mismo, se anunció un acuerdo de colaboración entre Samsung y Google para compartir sus patentes durante 10 años.

Teniendo en cuenta que Samsung es un partner de Google y uno de sus fabricantes de referencia en cuanto a la penetración de Android, no es nada descabellada esta colaboración y que ambas compañías pongan el foco en lo que deben hacer: desarrollar buenos productos. Compartir patentes implica colaborar y, lo que es más importante, dedicar los recursos a la innovación y no a abogados y litigios.

Galaxy Glass, Samsung apuesta por sus propia versión de Google Glass

Rumores apuntan a que Samsung estaría desarrollando sus propia versión de Google Glass.

Tendiendo este puente entre Google y Samsung, en lo que a patentes se refiere, también se abre la puerta a la competencia en segmentos que considerábamos "exclusivos" de cada compañía. En el seno de los wearable devices, Samsung se ha abierto brecha con su smartwatch (Samsung Galaxy Gear) y Google se ha coronado como el líder de las "gafas inteligentes" con Google Glass. Las gafas, sin duda, van a ser uno de los dispositivos estrella de 2014 puesto que Google tiene previsto su lanzamiento comercial para este año; sin embargo, Google no será la única compañía que ha decidido participar en esta carrera.

Además del nombre de Sony, Samsung también resuena en el segmento de las smart glasses y, de hecho, la compañía coreana ya ha registrado una patente en Corea en este sentido. Según los rumores procedentes de Asia, Samsung está desarrollando un nuevo companion para sus smartphones; es decir, las gafas inteligentes de Samsung funcionarían como complemento de nuestro dispositivo móvil de la misma forma que funciona el Galaxy Gear (notificaciones, tomar fotos, grabar vídeos... todo ello usando unas gafas y sin necesidad de sacar el teléfono del bolsillo).

Siguiendo la misma tónica que vimos con el Galaxy Gear, Galaxy Glass (que es el nombre que se comenta) podría presentarse en el IFA, es decir, en el mes de septiembre. Teniendo en cuenta que, en mi opinión, el Galaxy Gear ha sido un producto prematuro y se lanzó para aprovechar el hype de los smartwatches y que se asociase el nombre de Samsung a este tipo de dispositivos; que en el IFA de 2014 se vayan a lanzar unas gafas a lo "Google Glass" me parece caminar por la misma cuerda floja.

Dudo mucho que el companion que Samsung ha desarrollado en el Galaxy Gear haya sido un éxito en ventas, es un dispositivo muy caro y con uso limitado. Lanzarse a la carrera contra Google y ofrecer una experiencia parecida a la de un Galaxy Gear en el formato de unas gafas no es, en mi opinión, la mejor de las formas de lanzarse a competir en este segmento.

Compartir patentes e ¿innovar?

¿Es Galaxy Glass el primer fruto del acuerdo de patentes entre Google y Samsung? Aparentemente, si se cumplen los rumores que proceden de Asia, parece que la colaboración entre ambas compañías podría comenzar a materializarse aquí. Estoy de acuerdo en que los litigios de patentes han sido una gran pérdida de tiempo y recursos; sin embargo, compartir patentes para primar la innovación implica hacer productos nuevos o rompedores y no un Galaxy Gear en versión "gafas" ni tampoco sacar productos exactamente iguales a los que lanza tu nuevo socio.

De todas formas, creo que es justo darle un voto de confianza a Samsung y su proyecto, aún quedan varios meses hasta el IFA y, quizás, la compañía nos sorprenda con algo nuevo y distinto más allá del hype en el año que se lanzará Google Glass al mercado.