Microsoft acaba de publicar sus más recientes resultados financieros correspondientes al segundo trimestre del año fiscal en curso, es decir, para Q2 de 2014; y los números son realmente alentadores; quizás incluso esa palabra se queda corta. La época navideña suele ser de grandes beneficios para muchas empresas dedicadas a la electrónica de consumo y los servicios online, y para el gigante de Redmond no podía ser excepción.

Los resultados financieros de Microsoft para Q2 de 2014 muestran un alza del 14% YoY, o lo que es lo mismo, un 14% más en ingresos en comparación con el mismo período el año pasado (Q2 de 2013). Los del sistema operativo de las ventanas pueden presumir por todo lo alto unos increíbles ingresos de 24.52 mil millones de dólares, de los cuales nada menos que 6.56 mil millones de dólares son ingresos netos.

Xbox, uno de los protagonistas del trimestre

Y es que los últimos tres meses Microsoft se vio muy impulsada gracias a su división de entretenimiento. Las Xbox, se vendieron como pan caliente; tanto en su nueva como en su "vieja" versión. En noviembre vimos llegar la nueva generación de la consola de sobremesa de Microsoft, y la Xbox One se vendió por todo lo alto. De hecho, según el reporte financiero fueron nada menos que 3.9 millones de unidades de Xbox One vendidas en el trimestre. Un gran número.

Steve Petrucelli (Flickr)
Steve Petrucelli (Flickr)

No solo Xbox One vendió: 3.5 millones de Xbox 360 vendidas en Q2Por otro lado, es incluso más sorprendente el hecho de que la consola "vieja" (y hago mucho énfasis en las comillas) o de generación pasada vendió por todo lo alto también, casi tanto como su sucesora. Microsoft vendió 3.5 millones de Xbox 360, demostrando una vez más que a la antigua Xbox y en general a toda esa generación le queda mucha vida por delante.

Y es que sin lugar a dudas Microsoft sabe que Xbox ya no es solo un producto más de la casa, no; ahora Xbox es sinónimo de la división de entretenimiento del gigante de los sistemas operativos, y responsable de una parte considerable de sus ingresos cada año, por lo que sin duda hemos notado el empeño, y sobre todo, la campaña publicitaria para posicionar a Xbox One que ha desarrollado la empresa en los últimos meses (más aún después de la "catástrofe" en el anuncio de la E3).

Entre sus otros productos nos encontramos con las tablets Surface que vienen mejorando notablemente en ventas, así como lo hicieron en el pasado trimestre fiscal (cuando por fin salieron de ese letargo que solo ocasionaba pérdidas a Microsoft), aunque no anuncian específicamente las cifras de Surface vendidas.

Por otro lado, los servicios online de Microsoft no paran de crecer. Office 365 y Azure contaron con un incremento de casi un 100% en comparación con el año pasado (nuevamente, Q2 de 2013). Pero sin duda alguna la joya de la corona de Microsoft sigue siendo el sistema operativo Windows, cuyas licencias (ya sean vendidas a fabricantes o a usuarios comunes) fueron las responsables de una gran parte de los ingresos recibidos por Microsoft.

Microsoft, bien parada en la era Post-PC

Es muy interesante ver cómo Microsoft ha ido adaptando todos sus productos y servicios a la innegable era que estamos viviendo, donde el grueso del público y del mercado ya no depende de un computador tradicional, sino que con una tablet y smartphone puede vivir tranquilamente en su día a día, y realizar sus tareas diarias más sencillas (sin incluir a gran parte del sector profesional y corporativo, por supuesto).

Así, poco a poco el gigante de Redmond ha ido adaptando sus servicios a algo-más-que-la-PC en Windows 8.1, presentando sus propias tablets, y añadiendo grandes atractivos de la mano de sus recientes adquisiciones, como Skype. Además, por supuesto Microsoft cuenta con Nokia, que parece haber presentado lo que parece ser sus últimos resultados financieros como empresa independiente, para pasar a ser parte de Microsoft, su propia división de hardware para móviles.

Sin duda Steve Ballmer ha sabido mover sus fichas, incluso ahora cuando se despide de la empresa que tantos años dirigió. El futuro de Microsoft no está ligado a los PC tradicionales, y sus ingresos lo demuestran.