Pocas empresas dedicadas a crear y comercializar productos dirigidos al mundo de los gamers y videojuegos en general pueden presumir de crear dispositivos tan curiosos y realmente innovadores como Razer; sencillamente es así. Esta empresa cuyo lema es "creado por jugadores, para jugadores" ha ideado algunos de los periféricos favoritos de cualquier gamer profesional de eSports, o en general de cualquier videojuego. Ratones, alfombrillas y teclados mecánicos de Razer son sinónimo de precisión y calidad.

Varios productos Razer han nacido solo como un "prototipo", y ahora están a la ventaSin embargo, aunque sus periféricos son los productos que los han llevado a la fama y a ser de las marcas favoritas de muchos, Razer también ha creado otros dispositivos más que curiosos. Hace un par de años presentaron la primera generación de Razer Blade como un prototipo de computador portátil muy potente e ideado para jugar; también presentaron un año más tarde el prototipo de Razer Edge, un híbrido entre tablet, computador e incluso "consola". Ambos productos se hicieron realidad, y están disponibles en el mercado.

Es por eso que Razer no podía pasar por la CES 2014 sin traernos un nuevo prototipo llamativo, peculiar e innovador, prometiendo que como sus antecesores, si el público lo desea será una realidad. Se trata del Project Christine, un computador modular para gaming como nunca habíamos visto.

Con Project Christine, Razer quiere atacar un "gran problema" y una gran necesidad del mundo de PC Gaming:

  • Complejidad para novatos en cuanto a armar un gabinete o "torre" para videojuegos
  • Facilidad para configurar, personalizar y mejorar con el paso del tiempo, un computador para juegos, por parte de cualquier tipo de usuario

Aunque el primer punto va dirigido al usuario más novato, el segundo puede ser aprovechado por todos. No podemos negar que una de las "ventajas", por así decirlo, de una consola de sobremesa frente a un PC está en su característica de plug & play, es decir, conectar y jugar; sin necesidad de configurar nuevos ventiladores o comprar partes de un PC y pelear con la pasta térmica para el que CPU quede donde debe quedar, o luchar con esa molesta bandeja para disco duro que por alguna desgraciada razón no quiere abrir. Cosas que pasan.

El Project Christine llega para, desde el punto de vista de Razer, solucionar estos problemas con componentes por módulos que sencillamente se introducen en el caparazón central, el cual cuenta con refrigeración líquida y un sistema de cancelación de sonido. Además, si en algún tiempo deseamos mejorar las prestaciones del PC, es tan sencillo como extraer un módulo y reemplazarlo por uno mejor.

razer christine

También el prototipo cuenta con una pantalla LED para informar al usuario del estado de los componentes y más detalles de hardware, y entre sus características cuenta con arquitectura PCI-Express, posibilidad de contar con una unidad de disco sólido y hasta cinco disco duros.

Sin duda, debemos tomar en cuenta que los productos gama alta de Razer no son baratos, así que no esperemos que Christine lo sea. Pero el proyecto sigue la tendencia de dispositivos modulares completamente personalizables como el smartphone de Motorola (también prototipo). ¿Acaso los gadgets del futuro estarán basados en módulos? De ser así, Razer lleva la delantera.

No hay detalles sobre el precio que podría tener el producto, pero durante los próximos meses los chicos de Razer verán qué tan viable es, y si llega a ser realidad o no, lo sabremos durante la E3 2014.