monitores 4K baratos

Cuando una nueva tecnología llega a los mercados siempre hay un gran número de usuarios que quieren ser los primeros en tenerla, en disfrutarla, pero casi siempre ser un early-adopter tiene muchos peros, tal y como dejan claro los compañeros de Gizmología. La fiebre por los monitores 4K no ha hecho más que comenzar con los primeros fabricantes en ofrecer modelos asequibles pero aún tienen demasiadas carencias técnicas como para ser interesantes comprarlos.

A la falta de contenidos se une el ansia de los fabricantes por comenzar a colocar monitores 4K en nuestras casas pero hay que analizar si interesa anticipar su compra o es mejor esperarnos a que esta tecnología se asiente un poco más y veamos opciones económicas algo interesantes.

Si nos vamos a lo barato notaremos carencias técnicas importantes

Los paneles de muchos monitores 4K baratos, de menos de 1.000 dólares, son TN. ¿Esto qué significa? Lo primero, que es una tecnología desfasada y que cuenta, además, con grandes carencias. La primera afecta al color, con negros que no terminan de ser negros y con colores saturados. Además, unimos el hecho de que los ángulos de visión no son los mejores, tan solo son aceptables si los miramos de frente y por último, los paneles TN están limitados a mostrar 6 bits por canal, diga lo que diga el catálogo. ¿Por qué los paneles de estos monitores 4K baratos son TN? Precisamente por eso, porque son baratos, porque en algo hay que recortar. Lo único bueno que tienen es que la tasa de refresco es muy baja.

Los monitores 4K baratos montan paneles TN, huye de ellos.

Si quieres comprar un monitor 4K barato para trabajar todavía no es el momento, estos monitores, aparte de usar paneles obsoletos, ofrecen tasas de refresco bastante limitadas. Por ejemplo, el Samsung UD590 conectado por HDMI 1.4 trabaja a 30 Hz mientras que si lo conectamos usando Display Port 1.2 esta tasa se duplica hasta los 60 Hz. En cambio, Dell con su P2815Q tan solo ofrece la máxima resolución (3840x2160) a 30 Hz, insuficiente para jugar, por ejemplo.

Pero antes de que termine este año probablemente estemos ante el momento de ver monitores 4K baratos, por unos 600 euros, que sean verdaderamente interesantes. A partir de ahí la única limitación será nuestro ordenador, que debe estar convenientemente actualizado.

Mira antes si tu ordenador está preparado para 4K

Comprar lo último de lo último justo tras su lanzamiento no suele ser una buena idea desde el punto de vista económico para el usuario medio. Ahora mismo invertir en un monitor 4K que cumpla ciertas especificaciones es caro, además, no todos los ordenadores ofrecen una buena compatibilidad.

Lo recomendable para poder disfrutar de las bondades de un buen monitor 4K es usar una conexión HDMI 2.0 puesto que la especificación 1.4 limita la tasa de fotogramas en 4K a 24 ya que que el ancho de banda máximo teórico es de 10,2 Gbps mientras que el 2.0 amplía este dato hasta los 18 Gbps. Valga de ejemplo, el nuevo Mac Pro equipa una conexión HDMI 1.4 porque apuesta por el Thunderbolt 2.

Si damos un vistazo a las bondades del Thunderbolt 2, cuyo ancho de banda teórico es de 20 Gbps, entendemos por qué Apple ha apostado en sus nuevos ordenadores usar este conector. Mayor ancho de banda significa mayores posibilidades, pero el sistema operativo tiene que estar adaptado. Por ejemplo, en Mavericks ejecutado en los últimos MacBook Pro retina el propio SO limita la salida HDMI a 30 Hz pese a que si ejecutamos Windows podremos disfrutar del doble de tasa. Todo apunta a que en 10.9.2 este problema será solucionado.

Es muy importante, a la hora de comprar un monitor 4K barato revisar que nuestro ordenador es plenamente compatible y que nos permitirá disfrutar de las ventajas de tener más resolución. Mi recomendación, no corras, tranquilo, y espera uno o dos años para comprar un buen monitor 4K, serán baratos y ya habrás actualizado tu ordenador para que sea totalmente compatible.