Durante los últimos días ha estado sonando una noticia alarmante, que inicialmente se basaba en información errónea, sobre algunos YouTubers siendo "pagados" por Microsoft para hacer publicidad a Xbox One en sus vídeos. La noticia llegó a la web gracias a Ars Technica, y desde entonces, han llovido las críticas a Microsoft por esta clase de prácticas de mercadeo.

El detalle está en que, primero, estas prácticas no son nada nuevas, y segundo, Microsoft no es el "culpable", de haberlo uno.

Debemos entender que los acuerdos entre empresas y algunos medios de información son algo que ha existido, y existirá, por mucho tiempo. Es parte de las campañas publicitarias que ejercen empresas o firmas para anunciar sus nuevos productos, ya sea a través de un periódico, página web, canal de televisión, o ¿por qué no? Un vídeo en YouTube, o redes sociales.

El problema está cuando no se avisa que es un anuncio publicitario. Eso ya es publicidad deshonesta. Y eso es lo que ha sucedido en el famoso caso de Microsoft. Machinima y los YouTubers pagados para publicitar a Xbox One.

Si es publicidad, se debe avisar

Aunque todos los titulares condenaban a Microsoft por "pagar a YouTubers para hacer publicidad" de su nueva consola, esto no es así. Machinima es una empresa dedicada a producir vídeos de videojuegos para YouTube de forma directa o indirecta (socios que crean vídeos para su grupo). De hecho, es una de las empresas más grandes dedicadas a esto y por ello el impacto de los vídeos de sus canales es enorme.

El pasado 14 de enero comenzó una nueva campaña que instaba a los socios de Machinima a publicar vídeos usando el tag XB1M13 a través de la cual podían ganar 3 dólares por cada mil reproducciones del vídeo, durante un período determinado. Eso sí, para ello debían cumplir las siguientes condiciones:

  • En el vídeo se debía mencionar específicamente la Xbox One, consola de Microsoft
  • Debía contar con una escena de al menos 30 segundos de duración mostrando algún juego de la consola
  • No se podía criticar la consola ni sus juegos
  • Se debe mantener en secreto la campaña

Según la información publicada por Ars Technica que muestra las condiciones y contrato entre Machinima y sus socios YouTubers para "recibir un incentivo adicional" por esta clase de vídeos, el contrato era impuesto por Microsoft. Esto no era así, dado que fue Machinima el que impuso las condiciones.

Las campañas engañosas son penadas por la ley en los Estados Unidos y EuropaAnte ello, Machinima se justificó en un comunicado oficial alegando que "esto no supuso ninguna publicidad engañosa", sino que es un acuerdo con sus socios como cualquier otro. Por su parte, Microsoft desmintió que estuviese relacionado a la campaña y aseguró que "no está al tanto de cómo Machinima crea contenido con sus asociados", pero más importante, instó a Machinima a aclarar en cada vídeo cuando se trata de publicidad directa.

Y allí se encuentra el detalle más importante sobre este caso, y Microsoft lo tiene muy claro. Esconder que un vídeo, artículo, post o mensaje en una red social es un anuncio pagado, es publicidad deshonesta. Machinima alega que lo de "mantener en secreto el acuerdo" se refiere a los pagos y el proceso como tal, no a que los vídeos no anuncien ser publicitarios. Pero prácticamente ninguno de los vídeos marcados con la etiqueta respectiva anunciaba ser parte de la campaña; y esto, queridos lectores, es penado por la ley en los Estados Unidos. Según la FTC, se trata de publicidad engañosa y subliminal.

La credibilidad lo es todo para un medio informativo

Y son estas campañas de publicidad engañosa originadas por algunos medios los que generan desconfianza en los medios de comunicación. Cuando no se avisa que se trata de publicidad, y se anuncia o "informa" de algo con un mensaje completamente subliminal. Si los medios se mantienen honestos, la credibilidad siempre estará presente. Esto aplica a YouTubers, Bloggers, periodistas y cualquier medio de información, de cualquier temática.

El caso de Electronic Arts se basa prácticamente en lo mismo. Como apuntan en The Verge, se trata de una campaña publicitaria a través de vídeos de YouTube que inició EA y que recompensa a los YouTubers que sigan las pautas determinadas, pero nunca instan a notificar en el vídeo que se trata de una campaña, al menos no lo muestra en las condiciones.

Las campañas existen y seguirán existiendo, pero hay maneras correctas e incorrectas de hacerlas. La honestidad y sinceridad es algo que se aprecia mucho en un comunicador y en cualquier medio. El caso de Machinima y los YouTubers puede que quiera ser justificado como un malentendido, pero si hubiesen exigido realmente que los vídeos pertenecientes a esta campaña dijeran en su descripción algo tan sencillo como "Este vídeo es parte de una campaña en acuerdo con X empresa", nada de esto habría sucedido, y no se hubiera manchado la imagen y honestidad de esa compañía como hoy, para muchos, lo está.

Es una lástima, no está de más decir, que algunos YouTubers con un tanto de popularidad se presten para esta publicidad engañosa por alguna cantidad de dinero. Mantenerse honesto y que su público lo note podría traerle muchos más beneficios a largo plazo.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.