Twitter para Android

La semana pasada daba mi opinión sobre los motivos por los que muchos usuarios de iOS no migran a Android. Fueron muchos los que me tildaron de fanboy cuando en realidad simplemente me limitaba a arrojar algunas ideas sobre por qué los usuarios de iPhone eran fieles a la marca -cosa que, por cierto, es un hecho irrefutable-. No obstante, lo que me llama mucho la atención es la continua batalla entre los defensores de un ecosistema u otro, cuando ambos están tan maduros que lo único que marca la diferencia entre elegir uno u otro es las necesidades del usuario. ¿Es la batalla Android vs iOS un absurdo? Totalmente.

¿Infinitas posibilidades o sistema cerrado?

Como digo, cuestión de gustos. Android es una plataforma maravillosa, abierta, que permite grandes modificaciones con sólo descargarte un launcher. Pero hay más, ROMs u aplicaciones que te permiten personalizar tu teléfono hasta cotas inpensables en iOS.

No obstante, esto no convierte a Android en el ganador de la batalla Android vs iOS, puesto que el sistema cerrado tiene algunas ventajas notables. Principalmente dos: actualizaciones inmediatas y una estabilidad difícil de encontrar en Android (Nexus 5 aparte).

El precio, también influye

La semana pasada también hablaba de que un iPhone sigue siendo un producto aspiracional. Apple lo ha hecho muy bien en este aspecto y tener un iPhone sigue siendo sinónimo de distinción (o postureo, como lo prefieras). Pero más allá de eso, en ocasiones la batalla Android vs iOS se reduce a una cuestión de precio. Francamente, si no te quieres gastar más de 600$ en un smartphone, Android tiene productos tan tentadores como el Moto G.

Si vas a la gama alta, más de lo mismo, depende de tus necesidades o preferencias. ¿Un teléfono compacto, con un sistema operativo más exclusivo y un muy buen servicio post-venta? Lo tuyo es un iPhone. ¿Una pantalla flamante de 5 pulgadas y múltiples posibilidades de modificación? Ni lo dudes, Android es tu plataforma.

El tamaño sí importa

La semana pasada éste era uno de los motivos que daba sobre por qué muchos usuarios siguen siendo fieles a Apple y su iPhone: el tamaño del iPhone es un factor distintivo y puede ser que prefieras una pantalla más pequeña. Yo por ejemplo, he migrado de las 5 pulgadas a las 4 en varias ocasiones y el efecto siempre es el mismo: cuando vienes de una pantalla grande y coges un iPhone te parece ridículo; cuando vienes de un iPhone y coges un Sony Xperia Z1, te parece monstruosamente grande.

Así pues, si quieres un terminal pequeño, el iPhone es tu terminal, probablemente. Si quieres pantalla FullHD y 5 pulgadas (o más), en Android vas a encontrar lo que estás buscando. ¿Qué prefiero yo? Pues francamente, y afortunadamente, me quedo los dos ecosistemas: me encanta Android, su personalización, los avances en tecnología (el NFC me parece un avance muy interesante) y las pantallas grandes; pero también me encanta el iPhone 5s, touchID, lo portable y cómodo que resulta utilizarlo con una mano y su diseño, tanto iOS 7 como el propio terminal. Y esto es lo divertido de la tecnología, que ningún producto es el mejor, en todo caso es el mejor para ti, pero siempre puedes encontrar algo interesante en otros productos.

La batalla Android vs iOS es absurda, sí, pero también pone en evidencia que estamos ante dos ecosistemas magníficos, que gozan de una madurez y calidad inigualable. Y me alegro por ambos: Android, por haber crecido tanto y tan bien en muy poco tiempo y iOS por haber envejecido tan bien y seguir sorprendiendo como el primer día.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.