Buscando mejorar la estética de las Google Glass y ayudar a las personas con problemas de visión, la compañía acaba de presentar una serie de lentes convencionales que pueden ser acopladas al dispositivo. Han diseñado 4 modelos diferentes, que deben ser adquiridos totalmente por separado.

Recordemos que el precio de las Google Glass es de 1.500 dólares y está reservado a aquellos usuarios "invitados" del Explorer’s club. Cada una de estas nuevas monturas cuestan 225 dólares (a los que hay que sumar posteriormente el precio de los cristales). Como vemos, sigue siendo un precio "prohibitivo" para un usuario promedio.

Cada uno de los cuatro modelos está disponible en ocho colores, ofreciendo una mayor personalización a sus poseedores. Como detalle, la batería está ubicada al final de la patilla derecha, algo que podría acabar siendo algo incómodo y que Google habrá tenido que desarrollar cuidadosamente para que los lentes no se sientan "desequilibrados".

👇 Más en Hipertextual