Hace apenas algunas horas la internet y todos los usuarios de la red mundial en España se impactaban con la noticia de que ha sido aplicada la primera sanción en el país por compartir archivos P2P. El día que muchos temían, luego de tantas luchas contra la creación de leyes y parámetros estrictos relacionados a proteger derechos de autor, copyright. Por primera vez en la historia del país, sería sancionado un usuario de internet por compartir archivos a través del protocolo P2P.

Promusicae y las disqueras más grandes fueron las que presentaron la denunciaFue la Audiencia Provincial de Barcelona quien recibió la denuncia por parte de un grupo de abogados llamado "Sol Muntañola Abogados" en nombre de su cliente, Promusicae, haciendo el reclamo de un usuario que compartía archivos musicales a través de ese protocolo. Aunque la denuncia inicial fue desestimada, el grupo más tarde presentó un recurso apoyado por las disqueras más grandes en el país, como EMI, Sony Mucic, Warner Music y Universal Music; por lo que el juez dictaminó su sentencia: desconectar de internet de forma definitiva al usuario responsable de este "delito".

Pero decirlo es más fácil que hacerlo. La justicia española ordenó al operador gallego de cable R, proveedor de internet del usuario, o "criminal", en cuestión (con mucho énfasis en las comillas), desconectarlo de forma definitiva.

Hoy, el operador de cable R anuncia que no lo desconectará, y la razón es sencilla: no es posible identificar a un cliente a través de un seudónimo.

No es posible identificar a un usuario de manera precisa con una IP o un seudónimo en internetY es que el usuario que fue condenado por compartir archivos P2P solamente se hacía conocer bajo el seudónimo o nickname de nito75, por lo que a través de su comunicado oficial, el operador asegura que no hay manera de identificar al usuario, por lo que sencillamente tendrá que seguir conectado a internet.

Estemos seguros de que, lamentablemente, esto no se quedará así. El grupo de abogados y su cliente, Promusicae, en conjunto con las disqueras más grandes del mundo que también son los que más apoyan esta clase de medidas ridículamente agresivas, invasivas e injustas a tal punto de que nito75 fue condenado sin siquiera un juicio ni forma de apelar a la condena (así luego no haya podido aplicarse), seguirán luchando en pro de la protección de propiedad intelectual, copyright, "derechos de los autores", y en general, seguirán sin entender que la manera en la que consumimos contenido multimedia, ha cambiado mucho, especialmente en la última década.

De hecho, actualmente se está revisando la legislación dedicada a los derechos de autor y la propiedad intelectual no solo en España sino en muchos países, para "proteger" aún más a sus autores, o mejor dicho... a sus dueños.