A finales del año pasado vimos como se empezaron a permitir en ciertos países el uso de dispositivos electrónicos durante el despegue y aterrizaje, algo que muchos usuarios demandaban desde hace años. España acaba de actualizar su normativa, adaptándose a las directrices que ya seguía la Unión Europea.

Hasta este momento, este tipo de dispositivos sólo eran permitidos a más de 10.000 pies de altura (unos 3.048 metros) y estaban prohibidos durante las "fases críticas", las cuales incluyen el despegue y el aterrizaje. De todos modos, sigue habiendo una serie de "excepciones" que hay que tener en cuenta.

Los portátiles siguen estando prohibidos
Con la nueva normativa se permite utilizar durante todas las fases del vuelo algunos dispositivos electrónicos personales (obviamente, sin ningún tipo de conexión): lectores de eBooks, reproductores MP3, tablets y smartphones en modo avión, etc. Durante estas fases sigue vetado el uso de portátiles.

La aerolínea tiene la última palabra

De todos modos, la última palabra la tiene la aerolínea, quien tiene que asegurar que sus aviones tienen la tecnología necesaria para asegurar que este tipo de usos no van a afectar a la seguridad del vuelo. Por lo tanto, es la propia aerolínea quien decide si los pasajeros pueden disfrutar de sus gadgets durante todas las fases del vuelo o no.

Con la competencia feroz que existe entre las aerolíneas, no me extrañaría que todas acaben adoptando esta medida en busca de satisfacer al máximo las "necesidades" de sus clientes. Además, estarían adaptándose a una tendencia que vemos que se está expandiendo globalmente.