Hace unos días un propietario del famoso Tesla Model S sufría un incendio en su garaje y como cada vez que se unen las palabras fuego y coche eléctrico la polémica estaba servida. Por ello, todos los fabricantes de vehículos eléctricos examinan con esmero estas noticias porque una mala publicidad puede suponer un desastre para el sector.

Tras inspeccionar el vehículo al completo, incluyendo las baterías, los responsables no detectaron que el fallo fuera el vehículo. Todos los informes generados por el Tesla Model S cuando estaba enchufado a la corriente eléctrica demostraron la absoluta normalidad, ni picos de tensión ni fluctuaciones. No obstante las sospechas recayeron en el cargador de Tesla y en la conexión eléctrica y por ello Tesla lanzó una actualización del software de sus coches para prevenir un posible recalentamiento del cargador. Esta actualización no requería el paso por un concesionario y con conectar el coche a Internet era suficiente para que se realizase. Más facilidades no se pueden dar. Si el Model S detecta fluctuaciones inesperadas en la potencia que entra en el coche se reduce automáticamente un 25% la corriente de carga, pero para Elon Musk no era suficiente.

En concreto, el modelo de cargador de Tesla afectado es el Universal Mobile Connector NEMA 14-50 especialmente diseñado para el Model S. Esto significa que los propietarios de un Tesla Roadster no deben temer por sus cargadores puesto que no se someten a las mismas exigencias en materia de capacidad de carga que los de la berlina.

Los clientes que tengan instalado este cargador en su vivienda recibirán en las próximas semanas un nuevo adaptador mucho más seguro al incorporar un fusible térmico cuya función es evitar que la corriente fluya hasta el vehículo si se detecta una subida en la temperatura del cargador de Tesla. Este nivel de seguridad es de los más elevados en el sector y los clientes lo recibirán de manera totalmente gratuita en sus domicilios.

La única duda que genera la nota de prensa enviada a los medios es si el cargador se enviará a todos los clientes que tengan un Model S, sin importar en dónde vivan, o si esta medida está pensada solo para los usuarios de Estados Unidos.

Por el momento, Tesla no quiere problemas y aunque las autoridades no hayan demostrado que el incendio fue culpa de su cargador, todo apunta una deficiente instalación eléctrica, han querido atacar cualquier mínima duda ofreciendo un añadido a la seguridad, es un movimiento diferente y que no solemos ver en la industria del automóvil, que suele esperar a una sentencia judicial para llevar a cabo este tipo de acciones.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.