Tras el revuelo causado por Google con la presentación de la Open Automotive Alliance (OAA), el momento de Audi en esta edición del CES se esperaba con impaciencia. El año pasado nos demostraron cómo se puede aplicar al día a día sistemas de conducción autónomos como el aparcamiento pilotado.

Para el evento de Audi en el CES la marca alemana comenzó dando ligeras pinceladas tecnológicas a alguno de sus modelos más representativos, caso del A3, que ahora incluirá opciones de 4G LTE de AT&T, por lo que solo lo verán los clientes estadounidenses. Hay que recordar que Audi se convirtió en el primer fabricante de automóviles en todo el mundo que ofrece servicios LTE totalmente integrados.

En materia de conducción autónoma sorprendieron con la puesta en escena de su Audi Connect. Entró en el escenario de forma totalmente autónoma, sin conductor que dirigiera sus movimientos. Con este vehículo sobre el escenario mostraron al público la reducción tan importante que han realizado en el tamaño de la unidad que lo controla, ahora no ocupa más que un mini portátil estándar. El año pasado ese mismo sistema ocupaba una gran parte del maletero por lo que parece que para sus nuevos vehículos de alta gama podrían añadirlo como un extra muy caro. No sería descabellado ver un Audi A8 aparcando solo en los centros comerciales.

Audi en el CES

Los futuros Audi también tendrán un nuevo corazón gráfico que prometerá unos gráficos sensacionales gracias al nuevo Tegra K1 de Nvidia. Un chip con 192 núcleos CUDA será el artífice de lo que veremos, probablemente, en el Salón del Automóvil de Ginebra, con una versión algo más definitiva del Audi Quattro Sport.

Este vehículo incorpora los adelantos en materia de iluminación láser de la que te hablamos hace unos días, pero hoy sabemos algunos detalles más. Lo más importante es que el software gestiona los LEDs de manera individual. De esta manera el sistema es capaz de evitar deslumbrar a los coches que vengan de frente, un punto algo criticado por la mayor luminosidad de este sistema frente a la bombilla convencional.

Audi en el CES

La reciente asociación con Google para la incorporación de Android a sus vehículos no fue un tema prioritario en esta presentación de Audi en el CES pero es probable que la marca publique nuevos datos en las próximas horas por lo que estaremos atentos. La única pincelada que vimos fue las futuras cabinas virtuales en las que el cuadro de información no es más que una pantalla personalizable.

Una de las ideas que han querido transmitir los responsables de Audi es que siguen a la vanguardia de la técnica. Fueron de los primeros fabricantes europeos en acudir al CES y en materializar su apuesta por la tecnología con soluciones realmente innovadoras. Y lo más importante, soluciones factibles.

Desde el punto de vista comercial, es importante para Audi estar en el CES porque quieren apostar fuertemente por Estados Unidos, ya lo están haciendo con sus motores clean-diesel y la llegada de modelos híbridos enchufables a este mercado es vital para ellos.