Assassin's Creed se ha convertido en una franquicia anual, para bien o para mal, dependiendo de cómo lo veamos. Luego de seis entregas, Black Flag llega como una gran sorpresa que reinventa la saga, la llena de nuevos elementos y se convierte inmediátamente en el mejor juego de Assassin's Creed que ha existido. Ubisoft ha acertado de lleno, aunque con algunos fallos (porque nada es perfecto), con la séptima entrega de su saga donde muestra la lucha milenaria de asesinos y templarios. Esta vez, en el mar Caribe y vestidos de piratas.

La emocionante vida del pirata

Cuando hace más de cinco años jugué por primera vez a Assassin's Creed, esa épica primera entrega protagonizada por Altaïr, quedé enamorado de su historia, que luego fue superada por la vida de Ezzio Auditore di Firenze, quien luchaba contra templarios en la iglesia católica como Rodrigo Borgia, repasando algunos de los momentos más emocionantes de la historia de Italia.

Ubisoft parece haber decidido casi inmediátamente que una saga tan exitosa debía convertirse en una franquicia con entregas anuales. Para muchos, esto fue un error, y luego del espectacular Assassin's Creed: Brotherhood, cuando llegó Revelations notamos la decadencia de la saga, haciéndose demasiado repetitiva, y sencillamente necesitaba un aire fresco, con urgencia.

Basar todo un juego en la característica más divertida de Assassin's Creed III fue un aciertoAssassin's Creed III llegó intentando renovar la franquicia, pero fracasó lleno de fallos y una jugabilidad de nuevo repetitiva, pero contando con algunos elementos novedosos como las escasas batallas navales que eran realmente divertidas. **Assassin's Creed IV: Black Flag hereda del III su característica más divertida, las batallas navales, y se basa por completo en ellas.

Y es que Edward Kenway es un pirata**, y por ello su vida promete aventuras y muchísima acción. Assassin's Creed IV nos relata la historia del primer asesino que pone su interés sobre el de su filosofía, que lucha en pro de su persona antes del de su credo o secta, Kenway es un ratero ambicioso, avaro y sediento de poder y dinero, como todo buen pirata. Kenway es una persona muy desagradable en cuanto a sus metas y lo que hará para lograrlas, pero en su camino se encontrará con varias situaciones y personas que lo harán madurar, cambiar, y su conciencia tomará protagonismo ante su avaricia, aunque tal vez demasiado tarde.

Black Flag parece más un juego de piratas que un Assassin's CreedBlack Flag nos lleva de lleno al mar Caribe, en el mapa más grande y ambicioso que ha creado Ubisoft para la saga. Comenzando por el año 1715 visitaremos la ciudad de la Habana, Kingston, Nassau, Florida y muchas islas caribeñas, a bordo de nuestro navío, el Jackdaw, con el cual nos abriremos paso a punta de cañonazos ante nuestros enemigos, sean ingleses, británicos, portugueses o incluso otros piratas.

Edward Kenway no es un asesino, como lo fue Altaïr, Ezzio, Connor o Aveline; Kenway es un hombre que llega al mar con grandes ambiciones desde la ciudad de Gales, y su destino cambiará drásticamente al encontrarse con un asesino y entrometerse en su camino. Lo más sorprendente de Black Flag es el giro que da la evolución de su personaje. Mientras que con Ezzio, por ejemplo, su padre lo inicia en la secta de los asesinos y su misión siempre está enfocada en acabar con el poder templario, Edward piensa en dinero, más dinero, gloria, fama, un poco más de dinero, y algo de sentimiento revolucionario y libertador para él y sus compañeros piratas, ante el yugo de los reyes europeos.

La historia de Assassin's Creed IV evoluciona como ninguna otra en la saga. De hecho, **muchas veces parece más un juego de piratas que un Assassin's Creed, y esto no es nada malo, tomando en cuenta que es la séptima entrega de una saga que pedía a gritos actualizarse.

Eso sí, no solo parece un juego de piratas, sino que es el mejor juego de piratas que existe, y punto**.

Asesinos y templarios en el Caribe

Si lo que esperas de Black Flag es un juego en el que te la pasarás sobre un tejado, escalando paredes y campanarios de iglesias y reconstruyendo una ciudad para obtener beneficios financieros, estás equivocado. Black Flag es un juego de piratas (y asesinos), y eso quiere decir que viviremos sobre nuestro barco, navegando hacia un nuevo destino.

Eso no quiere decir que no vayamos a escalar paredes y campanarios en infinidad de ocasiones, o escondernos entre arbustos y montañas de paja, sí, eso no se pierde, es la "esencia de un Assassin's Creed", por así decirlo; pero este es un juego muchísimo más horizontal que vertical, más aún que el ACIII, y el mar es su protagonista.

El segundo protagonista de Assassin's Creed IV es el Jackdaw, el barco pirata de Edward Kenway. Además de mejorar la armadura, armas y trajes de Edward, tendremos que invertir mucho dinero y recursos en mejorar la armadura, cañones, mortero y más del barco, para ser invencibles en el mar.

Batallar con navíos y fragatas de guerra es de lo más emocionante en Black FlagEn todo el mar siempre nos encontraremos diferentes tipos de navíos de batalla, y tomando en cuenta que Kenway es pirata, todos son nuestros enemigos. Batallar con navíos y fragatas es algo que haremos infinidad de veces en Black Flag, y nunca nos aburrirá.

De hecho, la faceta de "juego de piratas" en Assassin's Creed IV es tan fuerte y acentuada, que muchas veces nos perderemos horas en el mar luchando con otros barcos, disparándoles cañonazos a granel hasta dejarlos deshabilitados para luego abordar el barco enemigo y combatir con su tripulación hasta hacer que se rindan. Es algo tan emocionante que estoy seguro que he pasado más tiempo batallando con navíos y fuertes que haciendo cualquier otra cosa en el juego.

Además, de estos navíos podremos obtener la madera, metal y en general recursos necesarios para mejorar al Jackdaw, por lo que no solo es divertido sino muy necesario combatir con fragatas inglesas y españolas en infinidad de ocasiones.

La vida del pirata es difícil pero está llena de emociones, y de canciones de mar entonadas por nuestra tripulación que sacarán una sonrisa en tu rostro. Cuando Kenway y el Jackdaw se aventuran a un nuevo destino no podemos hacer más que esperar encontrarnos con navíos poderosos, tormentas eléctricas y huracanes, el día a día del navegante por lo que ser "rey" de los siete mares es más difícil de lo que parece. Black Flag es un juego que recompensa tu experiencia, tus habilidades. Tiene una sensación de avance impecable. Y es que no vale de nada tener los mejores cañones sino sabes maniobrar para poder combatir con dos fragatas en medio de una implacable tormenta.

Son detalles como estos los que hacen de Black Flag lo grandioso que es.

Un pirata también caza, pesca y explora

Ubisoft ha decidido incluir otras características y actividades más allá de "simplemente" batallar con otros barcos, navegar en el mar y desarrollar una interesantísima historia de asesinos contra templarios españoles e ingleses, quienes quieren hacerse con todo el poder del mundo... de nuevo.

En Assassin's Creed IV las actividades secundarias son mucho más que "persigue al cartero" o "roba bolsillos". Black Flag te ofrece un extenso mundo lleno de animales salvajes para cazar, que de hecho, debes hacerlo para poder mejorar tu armadura y armamento, una característica que ACIV hereda de Far Cry 3 y que se agradece notablemente. Además, como buen pirata siempre podrás encontrar mapas de tesoros, para luego buscar el lugar donde se encuentran enterrados en una playa o isla desierta. Es un mundo nuevo para la saga, lleno de posibilidades.

Pero sin duda dos de las actividades secundarias más divertidas y satisfactorias de realizar en Black Flag siguen estando relacionadas con el mar: arponear ballenas y tiburones (incluyendo, si tienes suerte, ballenas blanca al estilo de Moby Dick) y explorar naufragios submarinos en búsqueda de tesoros perdidos, mapas y con el peligro de estar acechado de tiburones, sin tener siquiera un cuchillo en mano (algo que no termino de entender por qué).

La mejor "Companion App" jamás creada

Ubisoft ha seguido la "moda" iniciada por otras compañías desarrolladoras de ofrecer una aplicación que "complemente" el juego en cierto sentido, y esta vez, me alegra comprobar y anunciar que no es un fiasco. A diferencia de la "companion app" de Rockstar para GTA V, que nos permitía "entrenar el perro" que solo usaremos dos veces en todo el juego... y ya; la "companion app" de Ubisoft para Assassin's Creed IV es increíblemente útil, y nos permite continuar la experiencia de juego fuera del mismo, ganando dinero e incluso revisando los archivos del personaje y la historia de la trama.

La "companion app" permite realizar misiones de la flota desde donde estemos, para luego recoger las ganancias en el juegoAnteriormente mencioné que para mejorar nuestro barco necesitaremos dinero, mucho dinero (y recursos). Mientras la madera y metal la conseguimos jugando, ya sea atacando navíos o robando de almacenes militares, el dinero se puede conseguir de diferentes formas: realizando contratos en el juego (asesinatos o destrucción de navíos y flotas), vendiendo recursos en el juego... y haciendo misiones con nuestra flota.

La flota de Kenway es lo que fue en su entonces fue la hermandad de asesinos de Ezio que enviábamos a realizar contratos de asesinato para luego recoger las ganancias, solo que esta vez con barcos. La flota debe realizar envíos y transporte de mercancías por los siete mares, que estarán llenos de peligros. Para ello, nuestros barcos deberán combatir a través de un peculiar sistema de combate y así liberar las rutas de peligros, y luego hacer los contratos.

Todo esto lo podremos hacer desde el juego, o desde la aplicación; lo que nos permite ordenar y reasignar misiones de la flota durante algunos minutos en la oficina o en la calle, para luego recoger las ganancias cuando iniciemos el juego, es una gran ayuda que permite adelantar un poco el proceso de hacer dinero, y realmente está muy bien hecha.

Además, la aplicación sirve como segunda pantalla mientras jugamos, para ver el mapa, mapas del tesoro, información sobre los personajes, ciudades o barcos, misiones, noticias del juego e incluso para escuchar las canciones de navío, que siempre entona nuestra tripulación en el mar. Todos los desarrolladores deberían tomar esta aplicación como ejemplo.

Conclusión

Assassin's Creed IV: Black Flag llega en el mejor momento posible. Llega para reinventar la franquicia, hacerla divertida de nuevo, con más características y facetas que nunca antes. Black Flag es el mejor juego de la saga de Assassin's Creed porque explora límites que nunca antes imaginamos, nos presenta un mapa enorme y abierto que desearemos explorar de arriba a abajo, lleno de retos, aventuras y muchas, pero muchas batallas.

Un buen amigo me comentaba que para él, Black Flag es "GTA hecho Assassin's Creed", y aunque la comparación no es del todo exacta si tiene mucho sentido. Ubisoft jamás había creado un mapa abierto tan sorprendente, y me emociona muchísimo lo que lograrán en sus dos próximos grandes lanzamientos: Watch Dogs y Tom Clancy's: The Division, además de la nueva entrega obligatoria para este año de Assassin's Creed.

Black Flag es un juego impresionante, que demuestra la madurez del estudio, el cómo une la experiencia acumulada entre tantos juegos de sigilo con la franquicia de los asesinos, elementos de Prince of Persia y de Far Cry. Es un título impecable, y merece tener casi la nota máxima.

La joya de la corona de Ubisoft solo pierde puntos en algunos aspectos, como que las misiones de seguimiento y escucha de conversaciones se hacen demasiado tediosas luego de la primera mitad del juego; podrían haber variado un poco su jugabilidad. O que la versión para PC, que es la que he jugado para reseñar, luce gráficos asombrosos, pero tiene demasiados fallos. Ubisoft tiene mala fama en cuanto a versiones para PC, y esta vez no es la excepción, lamentablemente. Finalmente, me gustaría que hubiesen explotado más el potencial del "mundo fuera del Animus"; dado que la historia de Abstergo Entertainment se hace cada vez más interesante.

Assassin's Creed IV marca un antes y un después en la saga; cumple lo que prometió y falló Assassin's III. Esta vez sí. Ubisoft Montreal se ha superado en todo ámbito con este grandioso juego que, seas amante y conocedor de la saga, o no, deberías jugar. Y punto.

Jugar a los piratas jamás fue tan divertido.

Pros

  • * El mapa más extenso y ambicioso de cualquier Assassin's Creed Un juego de piratas increíblemente divertido Reinventa la franquicia, es el mejor Assassin's Creed jamás creado * ¿Acaso nunca jugaste a los piratas en tu infancia? Es así, pero mejor

Contras

  • Fallos en la versión para PC de Steam y UPlay. Ubisoft sigue sin solucionar sus problemas en este aspecto Demasiadas misiones de "sigue a tu víctima", se hacen tediosas

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.